| 3/27/2009 12:00:00 AM

El gobierno bajó la meta de crecimiento

El ministro de Hacienda redujo la meta de crecimiento de la economía colombiana para el año. El PIB aumentará entre 0,5% y 1%. Lo peor de la crisis ya pasó, dice María Angélica Arbeláez de Fedesarrollo.

El gobierno redujo la meta de crecimiento de la economía colombiana para el año. En la asamblea de Ecopetrol el ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga, afirmó que la producción colombiana crecerá entre 0,5% y 1%. Con eso recortó a menos de la mitad la estimación de crecimiento del 3% que tenía.

Al economista del BBVA Mario Nigrinis, le parece que la nueva proyección del gobierno es ajustada. El economista señala que la proyección de crecimiento del banco para 2009 fue de 1,5%. “Cuando la presentamos dijimos que tenía un sesgo a la baja. Cuando hagamos la revisión seguramente ratificaremos el sesgo, con lo que va a quedar muy cerca de la que presentó el gobierno”, dijo. El banco español revisará la cifra la semana entrante.

Por su parte, la investigadora de Fedesarrollo María Angélica Arbeláez, tiene una visión optimista, un mejor incluso que la del gobierno. Señala que el dato crecimiento del PIB del año pasado que reveló el Dane el jueves (2,5%) hace que la base para calcular el aumento de la producción del año sea mucho más baja. “Por la base, el crecimiento puede ser más alto. Se necesitaría bajar mucho para que fuera cero”, señaló.

“Antes del dato de 2,5% era más pesimista. Ahora soy un poquito más optimista”, dice. Con todo y sin comprometer la opinión de Fedesarrollo en esta proyección, opina que la economía puede crecer 1%, frente a 2008,esto es, en la parte superior de la meta del Ministerio. No obstante, con el mismo argumento anterior, dice que este será un año duro, porque venimos de un crecimiento muy reducido.

A pesar de todo, no cree que la crisis dure mucho. Piensa en 2010 puede haber algún efecto negativo, pero que en 2011 debería estar consolidada la recuperación. “No hay nada que se le parezca desde punto de vista interno a la situación de 1997”, señala, comparando esta recesión con la de fin de siglo.

Sostiene que Colombia hoy está mejor que otros países y que quizás, si no hay un nuevo problema internacional imprevisto, lo peor ya pudo haber pasado.

En exportaciones afirma que la caída en las ventas a Estados Unidos, se sienten pero difícilmente caerán más. Las condiciones de las exportaciones a Venezuela no son malas y las de Ecuador - que no son buenas - no afectan tanto el balance final del país. Incluso destaca que la devaluación ha compensado en alguna medida la caída en la demanda internacional.

En cuanto al flujo de capitales, opina que ya no hubo la desbandada que muchos esperaban. Piensa que la región no ha perdido mucho atractivo para los inversionistas internacionales. Ilustra su tesis con el hecho de que las proyecciones del FMI sobre flujos de capitales para la región bajaron sustancialmente en los últimos meses, pero incluso ahora no son dramáticas.

En el frente financiero considera que los bancos pueden empezar a sentir algunos apretones de liquidez, pero que las provisiones contracíclicas que han hecho las entidades más grandes han sido muy útiles para preservar la salud del sector. “En las provisiones los bancos grandes han sido muy responsables”, dijo.

Finalmente, le parece que en algunas actividades del sector real hay problemas, pero considera que las cosas no empeorarán mucho más.

A pesar de su visión optimista sobre la crisis, estima que en el frente social, en particular en el empleo, las cosas no andan nada bien. Propone diseñar un plan de choque concertado entre gobierno, trabajadores y empresas para encarar el problema actual y el que viene. “El gobierno podría decir que quita los parafiscales y los empresarios se deberían comprometer a no despedir empleados”, señala como ejemplo de una acción posible dentro de ese plan.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?