| 1/7/2014 7:00:00 AM

Pólizas, garantes de concesiones viales

Se tomaron medidas con el fin de evaluar los recursos y la capacidad que garanticen una exitosa culminación de las obras. Entre ellas, las pólizas de contratación.

Para olvidar los errores del pasado y que no se repitan las disputas legales entre el Gobierno y los contratistas, se estructuró los procesos de contratación de tal manera que todos los grupos a quienes se les adjudiquen las nuevas concesiones de Cuarta Generación, dispongan de los recursos y la capacidad necesaria para garantizar la exitosa culminación de las obras. 

Según la Agencia Nacional de Infraestructura, estos requisitos están contemplados desde el inicio del proceso, para prevenir que los adjudicatarios incumplan con sus obligaciones contractuales.

Los procesos de precalificación incluyeron la evaluación de requisitos habilitantes técnicos y financieros. 

En el proceso de licitación, se está exigiendo a cada uno de los proponentes, garantía de seriedad de las ofertas y cupo de crédito que evidencie su capacidad para hacer los aportes de capital propio una vez se les adjudique el contrato.

Adicionalmente en el contrato de concesión, a los grupos se les exige una póliza de cumplimiento, equivalente al 15% del valor del contrato. 

En la etapa de construcción el contratista asume plenamente el riesgo de construcción, y se le exige que sus accionistas efectúen un aporte de capital propio en efectivo superior al 20% de la inversión estimada, como condición previa al inicio de las obras.

Bajo el nuevo esquema de APP, el contratista sólo tendrá derecho a recibir su retribución – lo cual incluye los recursos de peajes – una vez se reciban las obras a satisfacción de la ANI.

Así, por ejemplo, en un contrato de $1 billón de inversión, esto equivaldría a aportes y garantías del orden de 350 mil millones de pesos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?