| 8/20/2013 5:00:00 AM

El comercio aún espera tasas de consumo bajas

Dinero.com entrevistó a Guillermo Botero, presidente de Fenalco, sobre el desarrollo que viene teniendo el comercio, las proyecciones y lo que aún espera que el Gobierno resuelva.

Guillermo Botero aseguró que aún los comerciantes quieren mucho más dinamismo del sector, por lo que esperan tasas más bajas en cuánto al crédito de consumo.

¿Cómo cree que pueda terminar el sector comercio este año?
Loscomerciantes, según reportan a nuestra encuesta mensual, son optimistasrespecto al desempeño de sus negocios en lo que resta del año, máxime sitenemos en cuenta que el segundo semestre del año pasado fue muyregular. Esperan que por fin se materialice una reducción en las tasasde interés para el crédito de consumo.

¿Qué tanto nos ha afectado la desaceleración de la economía en el comercio?
La relación entre economía y comercio es muy estrecha. Así, en la medida en que el consumo de los hogares ha perdido dinamismo y la actividad de la construcción, particularmente en Bogotá, no crece a ritmos esperados, las ventas del comercio se resienten. Caso aparte es la dolorosa crisis del comercio en la frontera con Venezuela.

¿Cómo califica las políticas del Gobierno en torno al crédito?

El Banco de la República, una entidad autónoma y que merece todo nuestro reconocimiento, ha bajado en forma sostenida las tasas de referencia. Infortunadamente, esto no se ha visto reflejado en una reducción en tasa de interés de las tarjetas de crédito, que inclusive hoy están en el mismo nivel que en diciembre.

La Superfinanciera debería cambiar la metodología para el cálculo de la tasa de usura, de manera que favorezca los intereses de los consumidores. ¿O será que hasta que no se apruebe una ley de la República no se podrán corregir estas distorsiones?

¿Qué región del país es la que más consume en este momento?
Bogotá concentra algo más del 40% de las ventas del comercio organizado del país. Es en la capital donde se vende el 48% de los vehículos nuevos. Desde una óptima más coyuntural, el comercio de la Costa Caribe arroja un resultado un poco mejor que el promedio nacional, mientras que en el otro extremo está el comercio de Cúcuta.


¿Cómo ve la llegada de las marcas internacionales, (sigue teniendo un buen ritmo, como en años anteriores)?

La llegada de estas marcas es una consecuencia de los buenos resultados económicos que exhibe Colombia frente a otros países y a que tenemos grado de inversión. Pero también hay una reducción en la pobreza, un aumento de la clase media y una estabilidad en los precios que envidiarían nuestros vecinos.

¿Cuáles son los sectores, dentro del comercio que más han vendido este año? ¿Cuáles los que menos?

En el top aparece en el primer lugar el sector de computadores, con un crecimiento, en términos reales, del 20% como promedio en lo corrido de este siglo. El PC ha dejado de convertirse en un artículo de lujo y forma parte de la canasta familiar de los colombianos, incluyendo a los estratos populares.

El segundo lugar lo ocupan las ventas de calzado, también con crecimientos bastantes aceptables.

Los sectores de peor desempeño, no solamente en lo corrido de este año sino en el último tiempo, son librerías y artículos de papelerías y productos farmacéuticos. Sorprende el pobre desempeño de las ventas de alimentos y bebidas no alcohólicas en supermercados, lo cual nos lleva a plantear la hipótesis de que los supermercados no están ganando la batalla por el estómago del consumidor.

¿Las promociones, realmente funcionan en el país?
Numerosos comerciantes han mencionado entre sus motivos de preocupación en la presente coyuntura el exceso de ofertas, rebajas y promociones que pululan en el país y que los obliga a seguir por la misma senda de descuentos exagerados. Muchos comerciantes piensan hoy que el precio es su peor enemigo.

Se acepta que las promociones estimulan a los compradores y permiten rotar inventarios, especialmente de mercancía “pasada de moda” o próxima a vencerse, en el caso de alimentos o bebidas. Pero con el bajonazo de 2008 y 2009 el comercio organizado aceleró el uso de rebajas y descuentos y hoy, prácticamente en todo el año hay sugestivas ofertas. En tiempos de crisis y alto desempleo el precio es el factor más determinante para la elección del consumidor, pero en Colombia los comerciantes acostumbraron al público a ofertar todo el tiempo.

Esta situación ha reducido los márgenes operativos del comercio a niveles históricamente bajos. Otro efecto es que se han multiplicado los consumidores llamados “caza ofertas”. Cuando se hace una promoción sobre una marca establecida en el mercado, los caza ofertas se “stockean” pero en la práctica no aumentan el consumo de los bienes ofertados.

¿Cuál es el medio de pago preferido por los colombianos?
El efectivo, de lejos. La bancarización en Colombia ha aumentado pero todavía estamos lejos de alcanzar los niveles de los países desarrollados. En Centros Comerciales, el pago con dinero plástico ha crecido en forma interesante.

¿Qué tanto representa, de las ventas en el sector, el comercio por internet?

Todavía muy poco. Estimamos que a la vuelta de unos 10 años ese porcentaje habrá alcanzado por lo menos un 10% del total de las compras de los consumidores finales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?