| 4/18/2012 7:00:00 AM

El caso de fuga de cerebros en Colombia

Los resultados de la investigación del Banco de la República indican que en Colombia existe una clara concentración del capital humano altamente calificado en Bogotá y evidencia la dificultad que tienen los municipios más pequeños para atraer o retener el capital humano.

El estudio “¿Fuga interregional de cerebros? El caso colombiano”, elaborado por Laura Cepeda Emiliani del Banco de la República recoge la información del programa de becas-crédito para estudios en el exterior de Colfuturo.

Entre los resultados principales es evidente la di?cultad que tienen los municipios más pequeños para atraer o retener el capital humano. 

“Una inversión importante para esto es fortalecer a las universidades regionales, pues hay una gran tendencia a quedarse a vivir en la ciudad donde se estudia el pregrado”, indica el informe.

Agrega que para generar mayores incentivos para migrar a ciudades distintas de Bogotá, se podría pensar en incentivos ?nancieros como una condonación adicional de la deuda o una ampliación del periodo de pago para quienes se establezcan por tiempos determinados en ciudades fuera de Bogotá.

“Es importante que de las mismas regiones haya esfuerzos no solo para atraer sino para capacitar capital humano en el exterior”, señala.

Mirando las ciudades donde viven los bene?ciarios entre los dos y cinco años después de volver a país, se encuentra que Bogotá tiene el 74,4 % de las personas, de los cuales 77,6 % son nacidos en Bogotá y 22,4 % son de otra ciudad. 

De acuerdo con el informe, el porcentaje de personas que no nacieron en Bogotá pero que viven en esa ciudad después del posgrado es de 43,9 %. 

Las siguientes ciudades que reciben mayor número de bene?ciarios después de Bogotá son Medellín, con 19,8 % y Cali con 11,2 %. Barranquilla y Bucaramanga reciben el 5,6 % y 3,5 %, respectivamente. 

Mirando los municipios más pequeños (incluidos en otros municipios) se ve que todos los bene?ciarios oriundos de estos vuelven a Bogotá. 

Según el estudio, en cuanto a los que no vuelven al país, de la región de los Andes Occidentales este porcentaje es de 28,5, de la región Caribe 20,4, de los Andes Orientales 39, del Pací?co, Amazonía y Orinoquía es 22,2 y de Bogotá 34. ´

En síntesis, existe una clara concentración en Bogotá, tanto en el lugar de nacimiento como de universidades ubicadas ahí. 

Igualmente, en el porcentaje de personas que viven en esta ciudad antes de irse a estudiar. Sin embargo, al tomar el periodo total en que se han otorgado las becas, esta concentración disminuye.

“Segundo, esta concentración en Bogotá también se observa cuando los estudiantes vuelven al país al terminar el posgrado, ya que tres cuartos de las personas viven en esta ciudad y casi la mitad de las personas oriundas de otras ciudades establecen su residencia en Bogotá al volver al país”, señala el informe.

Por último, casi un tercio de los estudiantes no vuelve al país, y en particular, las aéreas de administración y negocios e ingeniería tienen las tasas de no retorno más altas entre todas las aéreas de estudio. Las regiones con mayor porcentaje de retorno son los Andes Orientales y Bogotá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?