| 2/8/2012 3:00:00 PM

El alcalde de Bogotá asistirá a la inauguración de un gasoducto en Perú

El alcalde de la capital colombiana, el exguerrillero Gustavo Petro, asistirá mañana a la inauguración en la ciudad peruana de Pisco de un gasoducto que fue construido por un consorcio de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB, pública).


La línea, que llevará gas a unos 50.000 abonados, será puesta en servicio por el presidente del país vecino, Ollanta Humala, quien viajará de Lima a Pisco junto a Petro y su comitiva colombiana, dijeron a Efe portavoces del despacho del alcalde bogotano.

El gasoducto fue construido por un consorcio conformado por la Transportadora de Gas Internacional (TGI), que hace parte del grupo de la EEB y que lo operará por concesión, y distribuirá combustible en Pisco y otros centros urbanos del departamento peruano de Ica.

Las infraestructuras, que incluyen una línea troncal de 126 kilómetros, costaron más de 250 millones de dólares.

Las fuentes dijeron que Petro viajará a Lima hoy por la noche en compañía de la presidenta de la EEB, Mónica de Greiff, y el director de Relaciones Internacionales de la Alcaldía de Bogotá, Daniel García-Peña.

La visita a Perú será la primera salida al exterior del alcalde Petro, elegido el pasado octubre para un mandato de cuatro años que inició el pasado 1 de enero.


Los portavoces confirmaron que Petro estará el próximo día 13 en la capital ecuatoriana, en su segunda salida internacional, para asistir a la presentación en la sede de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) de una red de ciudades, con Quito y Bogotá a la cabeza.

Además, el alcalde bogotano firmará el mismo día con su colega quiteño, Augusto Barrera, un acuerdo de hermanamiento de sus ciudades.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?