| 8/17/2016 12:05:00 AM

Malas decisiones de consumo podrían perjudicar el futuro de muchos colombianos

El actual incremento de precios para los consumidores colombianos y la percepción sobre una crisis está generando que las decisiones estén limitadas al corto plazo y no al largo plazo, según un reciente estudio sobre las estrategias de recorte de presupuesto en los hogares.

La empresa de soluciones analíticas basadas en análisis del comportamiento humano en escenarios de consumo, compra y riesgo, Sinnetic, presentó recientemente un estudio de ‘Percepción de Incremento de Precios y Estrategias de Ahorro en Colombia’, donde se explora el comportamiento de los hogares colombianos.

De acuerdo con el estudio realizado por Sinnetic, cuando los hogares perciben incrementos de precio en los productos de consumo deciden recortar gastos en puntos críticos, como la educación y la alimentación de calidad.

“Más allá de la percepción que tienen los hogares sobre el comportamiento de los precios de los productos de consumo básico, las decisiones para reducir costos incluyen acciones drásticas como el cambio de colegio de los hijos por uno más económico o incluso salir de programas de medicina prepagada para cambiar a planes complementarios”, afirmó el CEO de Sinnetic, Gabriel Contreras.

En este informe en particular se analizaron parejas con hijos menores de 15 años, las que tienen hijos mayores de 15 años y las parejas adultas cuyos hijos se han ido de casa.

La percepción de crisis económica hace que las decisiones de los colombianos estén limitadas al corto plazo y no al largo plazo, analizó Contreras.

El experto afirma que lo anterior puede denominarse una “miopía de descuento temporal”, es decir, “la gente prefiere sacrificar sus metas futuras por hacer frente al flujo de caja presente, arriesgando la calidad del servicio en muchos aspectos”.

Hogares con hijos pequeños

De acuerdo con este estudio, los hogares con hijos menores de 15 años percibieron incrementos significativos en los precios de los productos para las loncheras escolares y en los medicamentos que se venden sin fórmula médica.

La categoría de estos medicamentos estaba en 2015 en la sexta posición, con una percepción de crecimiento del 35% entre los hogares. En 2016, pasó al primer lugar con un 85%.

Según el estudio, la estrategia de estos hogares para mitigar la subida de los precios ha sido reducir los gastos de entretenimiento así como la migración hacia canales más económicos y a marcas de menor valor.

Sin embargo, “existe una medida que resulta crítica y es la de optar por colegios más económicos y, de esta manera, sacrificar la calidad educativa de los hijos”, asegura Sinnetic.

“La opción de cambiar de colegios estaba en la posición 16 en 2015, con un 12%, frente a 34% de hogares que han optado por esta medida en 2016, subiendo a la posición 9, una medida de peso y alto impacto en el largo plazo, a cambio de tener mejor flujo de caja para las actividades diarias. Esta visión de corto plazo tendrá alto impacto en la calidad de vida de los hijos”, afirmó Contreras.

Fuente: Sinnetic

Hogares con hijos mayores

Los hogares con hijos mayores de 15 años, también percibieron incrementos en los precios de su canasta familiar, particularmente en los productos de higiene personal, los cuales han mantenido su primer lugar en precio por dos años consecutivos desde 2015, pasando del 74 al 87% este año.

En este caso, con el objetivo de enfrentar el incremento en los gastos, las familias con hijos mayores optaron por invertir en negocios alternos, algo que se venía haciendo desde el año pasado y que pasó de la tercera posición con 78%, a la primera posición con 88%.

Los hogares de este tipo sacrificaron más las salidas fuera del hogar, que estaban en la posición 12 el año pasado y llegaron a la segunda posición, con 87%, este año. La compra de ropa también se reduce, al pasar de la casilla 10, con 56%, a la tercera, con 77%.

“Los hogares con hijos mayores aumentaron sus inversiones en negocios alternos, que pueden ser de economía pasiva, como la compra de finca raíz o compra de vehículos productivos, de igual forma optimizan el gasto evitando escenarios de antojo buscando comprar en canales con menos alternativas como la tienda y supermercado de barrio”, destacó Contreras.

Hogares sin hijos

En este caso, los hogares mantuvieron su estrategia de buscar promociones y descuentos, lo que se mantuvo en el primer puesto con un crecimiento de 98% este año.

Finalmente Contreras puntualizó que “los hogares deben analizar los costos ocultos de cada transacción, analizar su impacto en el mediano y largo plazo y no solo pensar en el flujo de caja del corto plazo, con el fin de superar los retos económicos que impone el presente año”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?