| 3/18/2014 5:00:00 AM

¿Hay o no crisis en el agro?

Dinero.com habló con ex ministros de agricultura y las posiciones están divididas. Sin embargo coinciden en las vías de diálogo sin cese de actividades.

Una semana de alta tensión para el agro colombiano donde los movimientos campesinos mantienen en su agenda un paro nacional del sector. Sin embargo, el Gobierno busca evitarlo a toda costa reiterando que sí se está cumpliendo con los acuerdos a excepción de los puntos que son de mediano a largo plazo.

Pese a ello, las dignidades campesinas e incluso varias agremiaciones siguen mostrando un inconformismo por las actuales políticas del Ejecutivo.

Tanto es el malestar de varios sectores que consideran que no se ha tenido una política agropecuaria seria y de quilates.

Ahora se tienen hasta tres movimientos que le hacen contrapeso al Gobierno y las presiones cada vez son mayores lo que ha puesto en dificultad al Ministerio de Agricultura.

Su titular Rubén Darío Lizarralde, ha salido en defensa de la gestión al señalar que los recursos que se han destinado son importantes y año tras año ese presupuesto ha venido en etapa de crecimiento.

Cabe recordar que los acuerdos tienen dos frentes: el primero, el que se suscribió una vez se conjuró el paro agrícola, promovido principalmente por los cafeteros. Y el segundo,  lo convenido en el llamado Pacto Agrario que incluyó a varios sectores de la economía del agro.

Recientemente, el presidente de la República Juan Manuel Santos tuvo que intervenir entre el ministro Lizarralde y los afiliados de la Sociedad de Agricultores de Colombia debido a las fuertes diferencias relacionadas con los recursos destinados para el agro, los proyectos propuestos por los campesinos y los precios actuales.

Dinero se dio a la tarea de consultar a ex ministros y la academia para analizar el fenómeno y la situación coyuntural del agro colombiano.Los resultados no son alentadores pese a que se reconoce un avance sustancial del sector en los últimos años pero con problemas estructurales.

Juan Camilo Restrepo

El primer ministro de Agricultura en la administración del presidente Santos considera que el problema no es como parece y puede haber malas interpretaciones.

De acuerdo con el ex ministro no se puede hablar de crisis en l agricultura sencillamente porque en los últimos tres años el Producto Interno Bruto Rural, según datos del Dane, ha mostrado una recuperación sustancial a un sector que estaba rezagado.

Para el ex funcionario, hoy dedicado a la academia, es obvio que hay inconformidades y malestares por parte de los campesinos y varios dirigentes gremiales pero es un tema que viene desde 30 años esta.

Los nuevos programas de riego, la tecnificación de cultivos, programas de desarrollo y la destinación de subsidios además de los créditos son indicadores positivos y que demuestran un trabajo para impulsar este sector.

El cese de actividades garantizó recursos para la mayoría de sectores pero lo real es que estos mismos una vez dejan de recibir estallan diciendo que no hay una política sostenible.

Volviendo a Restrepo, la clave para el agro, y en lo que se debe continuar trabajando, es en el fortalecimiento de las políticas ya existentes pero con un énfasis de desarrollo.

El sector agropecuario presentó el mayor crecimiento de los últimos 11 años con 7,6% durante el segundo trimestre de 2013, cifra que no se observaba desde el segundo trimestre de 2002.Vale la pena decir que el café fue un importante motor de este crecimiento registrando un aumento de 32,4% durante ese período.

En el tercer trimestre se tuvo una tendencia similar y para el total del año habrá que esperar las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, que revela el crecimiento de la economía colombiano.

Todas la iniciativas merecen de grandes recursos pero que indiscutiblemente se requiere de mayor presupuesto para lo cual el Ministerio de Hacienda se convierte en un obstáculo.

Rodrigo Villalba

Contrario a la posición anterior, el ex ministro de Agricultura, Rodrigo Villalba, hoy senador de la República y quien estuvo en el cargo durante el Gobierno de Andrés Pastrana, considera que es evidente que sí hay una crisis del sector la cual merece de acciones de peso.

Precisamente uno de los problemas es que los ministerios de Hacienda y Agricultura reservadamente, nunca se ponen de acuerdo y no hay una línea de financiamiento integral.El esfuerzo a veces lo hace la cartera de agricultura pero se hace incansable para todas las necesidades que se presentan en los diferentes sectores.

A este tema se le suma otro. Villalba indica que el Gobierno desde la pasada administración de Álvaro Uribe, le está dando la prioridad a otros temas como lo es la minería.

"La situación generó inequidad y peor aún inestabilidad, por no decir que dejaron un sector en el olvido".

Se ha tenido una recuperación de la agricultura en los últimos periodos pero la crisis es una realidad y en parte lo hace una falta de coordinación por parte de las entidades del Estado.

Por el lado de la academia la preocupación es mayor y la Anif publicó un estudio en la que expresa que Colombia podría estar en riesgo en materia de seguridad alimentaria.

Proyecciones pesimistas

Cabe recordar que el sector agropecuario habría crecido entre un 6% y el 6,5% real en 2013, superior a su desempeño histórico del 2%.Esto se dio gracias a factores coyunturales como la recuperación de la producción cafetera, la normalización climática y algunos resultados de inversiones de años anteriores. Sin embargo, la persistencia de los problemas estructurales del sector se evidenció en una crisis de rentabilidad, que culminó en el cese de actividades de agosto. 

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras, sintetiza estos factores al considerar que para 2014 todo apunta a que el sector se desaceleraría hacia un ritmo de crecimiento del 3,5% y 4% real. 

Según la agremiación esto se da debido a los problemas de rentabilidad sectorial y se sumaría la ausencia de choques positivos coyunturales que ayudaron en 2013. 

Para Anif, la agricultura colombiana presenta una serie de problemas estructurales, que sólo le han permitido crecer un 2,1% en promedio durante la última década.Este desempeño es inferior al del sector en Chile (5,7%), Perú (4,2%) y Brasil (3,5%). En este frente, la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC explica que hay varios obstáculos que frenan la actividad agrícola. 

La falta de políticas de largo plazo; la desarticulación y baja capacidad técnica de la institucionalidad; el rezago en la infraestructura productiva y de transporte; los problemas de rentabilidad; la incertidumbre jurídica y el contrabando, son los aspectos preocupantes. 

Por ello, la situación del agro colombiano siguió siendo compleja en 2013. En efecto, sino se hubiera dado la positiva coyuntura del sector cafetero, su crecimiento sólo habría alcanzado el 3,4% frente al 4,2% estimado para toda la economía.   


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?