| 8/19/2015 5:00:00 AM

El efecto de la tasa de cambio sobre la solidez de las entidades de crédito

En el primer semestre de 2015 las tasas de interés frente al primer semestre de 2014 tuvieron comportamientos disímiles. En este contexto, el Banco de la República informó al Congreso el efecto de estos movimientos en los balances de la banca colombiana.

Primero, a raíz del aumento de tasas de interés del Banco de la República quien entre enero y agosto de 2014  subió sus tasas de 3,25% a 4,5% para dejarlas hasta ahora en ese nivel, la tasa promedio de los depósitos a término fijo (DTF) paso de 3,90% en los primeros seis meses de 2014 a 4,44% en igual periodo de 2015. Con ese aumento aumentaron las tasas promedio del primer semestre de 2015 para crédito comercial preferencial a 7,67% cuando un año antes eran de 6,97%. También subieron las de crédito comercial ordinario a 11,06% frente al promedio del primer semestre de 2014 que se ubicaron en 10,46%.

Adicionalmente, aunque los títulos de deuda pública local desde febrero de 2015 retomaron la senda alcista en tasas de interés que traían desde finales de 2014, sobre todo para los plazos de 5 y 10 años, las tasas de interés de crédito consumo y crédito hipotecario del primer semestre descendieron para las primeros y se mantuvieron casi iguales para las segundas. En consumo la tasa promedio del primer semestre de 2014 fue de 17,53% y en el de 2015 fue de 17,34%. En crédito hipotecario se mantuvieron cerca de 11,04%. Curiosamente las tasas de interés promedio para el primer semestre de 2015 en tarjetas de crédito descendieron a 27,33% cuando un año atrás era de 28,07%.

Precisamente le corresponde a la Junta Directiva del Banco de la República evaluar si las tasas de interés empresariales deben subir en la coyuntura actual mientras las de hogares y en especial de consumo descienden.

Sin embargo, del reciente mensaje del Banco de la República al Congreso de la República es importante resaltar que el sistema financiero y en especial la banca colombiana permanecen sólidos.

Por un lado, la cartera a junio de 2015 crece en forma estable, al 12,1%. La que se otorga en moneda extranjera decrece pero los créditos en moneda local crecen 13,1%. La cartera a finales de junio suma $316 billones, un aumento en el saldo de crédito con relación a junio de 2014 de $35,3 billones. La tasa de crecimiento del crédito comercial es 12%, la del hipotecario es 15% y para consumo de 13,1%. La cartera se está financiado con pasivos sujetos a encaje que crecen 8,9% principalmente por mayores niveles de captación en CDT y bonos.

Por otro lado, el Emisor ha analizado el efecto de la depreciación para las empresas colombianas clientes de la banca con riesgo cambiario. Para ello se ha concentrado en empresas que sean en el neto importadoras y en aquellas empresas con deuda en moneda extranjera que no exportan. De los ejercicios de simulación del Banco de la República se desprende que las empresas que tendrían una afectación superior al 30% de su patrimonio con una depreciación del 30% serian 145 empresas que representan el 2,4% de la cartera comercial de la banca. Con los datos patrimoniales de marzo, ningún establecimiento de crédito asumiendo las pérdidas de clientes incumpliría su nivel de solvencia de 9% por lo que la tasa de cambio no supondría un riesgo sistémico.

Esta es una importante diferenciación de la economía colombiana que en los años noventa, hace unos 20 años, si estaba expuesta a un aumento sustancial de su tasa de cambio en la medida que ello podía quebrar un grupo importante de empresas del sector productivo y a su vez, resquebrajar la solvencia del sector financiero colombiano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?