| 10/14/2011 2:40:00 PM

EE.UU. rechaza plan para reforzar el FMI por crisis del euro

La propuesta de duplicar el tamaño del FMI como parte de una respuesta de amplio alcance a la crisis de deuda europea encontró un rápido rechazo de Estados Unidos y otros países, sepultando la idea por ahora y devolviendo la responsabilidad del problema a Europa.

Los lineamientos del plan, que tenían el apoyo de varias economías en desarrollo, surgieron cuando los ministros de Finanzas y jefes de bancos centrales del G-20 iniciaron un encuentro en París para discutir sobre la amenaza para la economía mundial que significa la crisis de deuda europea.

Una fuente del Grupo de las 20 mayores economías ricas y emergentes (G-20) dijo que algunas autoridades respaldaron la iniciativa de inyectar unos 350.000 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI). Otras opciones en evaluación eran préstamos, vehículos para propósitos especiales y acuerdos de compra de bonos.

El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, no tardó en tirar abajo la idea. Los accionistas dominantes del FMI, que incluyen a Estados Unidos, Japón, Alemania y China, concuerdan en que los 380.000 millones de dólares en recursos con que cuenta el FMI son suficientes. Canadá y Australia también expresaron su oposición a la idea. "Ellos (el FMI) tienen recursos muy sustanciales que no están comprometidos", dijo Geithner.

Estados Unidos está entre los países interesados en mantener la presión sobre los europeos, para que actúen más decididamente con el objetivo de poner fin a la crisis de deuda de dos años que comenzó en Grecia, pero que se ha propagado a Irlanda y Portugal, y que amenaza a España e Italia.

"La primera prioridad aquí es que los europeos pongan su casa en orden", dijo el ministro de Finanzas australiano, Wayne Swan.

Los ministros de Finanzas de Francia y Alemania, con la presión del resto del mundo de que actúen concertados, hicieron un nuevo compromiso de tener un plan para la zona euro antes de una cumbre de líderes del G-20 en Cannes el 3 y 4 de noviembre. "Continuaremos con nuestras discusiones en los próximos días, pero ya hemos llegado a algunos acuerdos que son muy importantes", dijo el ministro de Finanzas de Francia, Francois Baroin, tras una reunión con el presidente Nicolas Sarkozy.

Por si necesitan aún más presión, la rebaja de calificación crediticia a España pocas horas antes refleja el riesgo de que una economía mucho mayor a Grecia está bajo amenaza.

Standard & Poor's recortó el jueves la calificación a largo plazo de la deuda española, citando su elevado desempleo, endurecimiento del crédito y alto endeudamiento del sector privado. Autoridades de Francia y Alemania intentan armar un plan de resolución de crisis a tiempo para la cumbre de la Unión Europea del 23 de octubre.

El temor a las consecuencias que acarrearía una moratoria de Grecia -y tal vez de otros países- ha mermado la confianza desde fines de julio. Las acciones mundiales han retrocedido un 17 por ciento desde el máximo del 2011 que tocaron en mayo. El ministro de Finanzas canadiense, Jim Flaherty, dijo que el G-20 debería mantener la presión sobre la zona euro en su "ardua" tarea hacia una solución y no centrarse en los recursos del FMI.

División
A diferencia del 2009, cuando el G-20 lanzó un esfuerzo coordinado para sacar al mundo de la crisis, el foro está en riesgo de dividirse, con el resto del mundo irritado por los titubeos de Europa ante la crisis que comenzó hace dos años, y mientras Washington y Pekín pelean por el yuan.

Un probable plan anti-crisis solicite a los bancos aceptar mayores pérdidas sobre sus tenencias de deuda griega que el 21 por ciento definido en julio para la aprobación de un segundo rescate a Atenas, lo que ahora se ve insuficiente. "Será más, eso es más o menos cierto", dijo el francés Baroin, anfitrión de la cita en París, a la radio Europe 1.

Este programa también definiría un sistema de recapitalización de los bancos y planea apalancar al Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (EFSF por su sigla en inglés) con el fin de darle más capacidades.

Aunque el EFSF tiene recursos para abordar rescates para Grecia, Portugal e Irlanda, sería sobrepasado ante la necesidad de rescatar a una economía más grande como Italia o España, que también han estado bajo ataque de los mercados. El método más efectivo sería convertir al EFSF en un banco, de manera de poder aspirar a recursos del BCE. Alemania y el BCE se oponen a esta idea.

El G-20 podría referirse a la crisis de la zona euro en su declaración y en las conferencias de prensa de cierre del evento en la tarde del sábado, pero es poco probable que salga algo muy concreto a nueve días de la cumbre de la UE.

Rol del FMI
Fuentes del G-20 dijeron que la mayoría de las economías BRICS estaba a favor de elevar el capital del FMI como herramienta para combatir la crisis. "Hemos dicho esto antes y lo decimos de nuevo, que si las economías emergentes y los BRICS son llamados a contribuir, podemos hacerlo mediante la vía del FMI', dijo una de las fuentes. "India está abierto a eso, China y Brasil también", agregó.

Otra fuente del G-20 dijo que el FMI presentaría un plan a su directorio ejecutivo, que tenía bastante respaldo, para crear líneas de crédito de corto plazo disponibles fundamentalmente para los países saludables afectados por crisis de liquidez.

La reunión en París podría dar luz verde a los reguladores para establecer nuevas normas sobre los bancos denominados "demasiado grandes para quebrar", incluyendo recargos de capital, previstas para ser aprobadas oficialmente en Cannes. Es poco probable que haya algún progreso real sobre los grandes objetivos, tales como fijar parámetros para medir los desequilibrios globales y frenar los flujos de capital especulativo, antes de una cumbre del 3 y 4 de noviembre en Cannes, donde Francia entregará el bastón del G-20 a México.

Los países del G-20 representan el 85 por ciento de la producción global.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?