| 2/25/2016 12:05:00 AM

¿El sueño de vivir y trabajar en España se acabó para los inmigrantes?

Más de medio millón de extranjeros abandonaron España entre el 2008 y 2015 debido a la compleja situación económica que ha afrontado no solo el país ibérico sino toda la eurozona.

Atrás quedó el sueño de vivir y trabajar en España, un país que hasta hace menos de una década acogía a 5,2 millones de personas de todas las latitudes del planeta, de las cuales 2,8 millones eran hombres y 2,4 mujeres.

Así lo revela una reciente investigación de la firma de consultoría AIS Group, en la que además se expone que el número de ciudadanos extranjeros en ese país se redujo a 4,7 millones el cierre del año pasado.

Vale la pena mencionar que en los últimos ocho años la población española creció solo 1% (46.625.000 de habitantes). El 10% del total son ciudadanos de otros países.

Los extranjeros más numerosos en España son los europeos (46% de la población foránea), seguidos por los americanos (23%), africanos (22%), asiáticos (8%) y de Oceanía (1%).

Lea también: Los refugiados tienen el potencial de impulsar la economía europea

Fuente: AIS Group

Si se realiza la división de los habitantes foráneos por edades, los de mayor presencia en España son los ciudadanos de Rumanía, Marruecos, Reino Unido, China, Italia, Ecuador y Colombia.

Mientras que por edades, la población con más participación en las cifras globales es la que tiene entre 30 y 44 años (1,7 millones de personas en edad activa para trabajar) y la de menos es la de 74 años (97.316).     

Los que dijeron adiós

El economista y director comercial de AIS Group, José Manuel Aguirre, explica que mientras la economía española estaba en crisis, la de varios países europeos y americanos “estaba en fase de crecimiento o al menos no estaba tan mal”.

Dicho contraste derivó en un éxodo de personas que se sintió con fuerza en la Comunidad de Madrid, la cual percibió un descenso de habitantes extranjeros cercano a los 200.000, así como en la Valenciana en donde 150.000 inmigrantes partieron.

Caso contrario es el de Castilla La Mancha y País Vasco, en donde esa población registró un aumento de entre 20.000 y 25.000, añade AIS Group, la firma de consultoría española fundada en el 1987.

Fuente: AIS Group

El informe, elaborado con base en las cifras del Instituto Nacional de Estadística, revela que la población con mayor índice de retorno fue la del continente americano (norte, centro y sur).

Y es que entre el 2008 y 2015 casi 700.000 personas de esa región han dejado España para regresar a sus países de origen, lo que representa un descenso de casi el 40% (de 1,7 millones a 1,1).

AIS Group explica que el éxodo de inmigrantes también ha contado con una importante participación de ciudadanos europeos, dado que el número de residentes de esa zona se redujo en 5,2% al pasar de 2,3 millones a 2,1.

Por el contrario, la población de Asía (50,2%) y África (14,7%) aumentó dramáticamente en ese período debido a las crisis políticas, sociales y económicas que atraviesan varias de esas naciones.

Este fenómeno se ha replicado con dureza en todo el continente europeo, pues se calcula que más de un millón de inmigrantes y refugiados llegaron a ese continente en el 2015 con el propósito de rehacer sus vidas.

Lo más preocupante de esta situación es que algunas de las naciones a las que llegan los viajeros no tienen las capacidades para atenderlos e integrarlos al flujo económico.

 En España, por ejemplo, el mercado laboral está golpeado desde la gran crisis económica del 2008, período en el que se registraron unas 3,7 millones de personas desempleadas.

Ese indicador llegó a 4,7 millones el año pasado, lo que supone una reducción de casi un millón de personas con respecto al 2014. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos por sacar a la economía española adelante, el panorama no es del todo claro ni siquiera para los habitantes locales.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?