| 9/26/2011 9:30:00 AM

Economía de Colombia crece, pero desbalanceada

La economía se expandió un 5,2% interanual en el segundo trimestre, impulsada por el sector minero, el comercio, el transporte, las comunicaciones y la banca, los que contrastó con la debilidad de la industria y la construcción.

El desempeño sectorizado de la quinta mayor economía de América Latina respaldó los temores de algunos analistas de que el país esté gestando la denominada 'enfermedad holandesa', en medio del auge de la explotación petrolera local.

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) entre abril y junio estuvo en línea con lo esperado por los analistas, que en un sondeo de Reuters proyectaron una expansión en promedio de 5,21 por ciento contra igual lapso del 2010.

La expansión anualizada en el segundo trimestre fue la segunda más alta en los últimos tres años en medio del robusto consumo interno, precisó el estatal Departamento Nacional de Estadísticas (Dane). "El escenario de consumo es muy favorable, las condiciones están dadas para que al comercio le vaya bastante bien, con una buena disponibilidad de crédito, tasas de interés todavía en niveles históricamente bajos, precios de los bienes importados atractivos y una confianza de los hogares elevada", dijo Camilo Pérez, jefe de estudios económicos del Banco de Bogotá.

¿PIB desbalanceado?

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, destacó el comportamiento de la economía en el segundo trimestre y dijo que demuestra que va por buen camino, pero admitió la necesidad de adoptar medidas frente al adverso panorama internacional. "Colombia está en buen estado pero no somos inmunes a lo que está sucediendo a nivel internacional y es una situación que se está agravando cada vez más. Por eso tenemos que tomar más medidas", declaró Santos en Nueva York.

El mandatario anunció que piensa proponer un pacto con los sindicatos y los empresarios "para poder protegernos mejor, tomar las medidas preventivas para que el empleo y la economía no sufran tanto por la crisis internacional".

Si se compara contra el primer trimestre, el PIB de este país andino entre abril y junio creció un 2,1 por ciento.

Entre abril y junio, la explotación de minas -que incluye al sector petrolero- creció un 10,3 por ciento anual, el comercio un 7,2 por ciento, el transporte y las comunicaciones un 7,1 por ciento y el sector financiero un 6,1 por ciento. En contraste, la construcción se contrajo un 0,9 por ciento, mientras el rubro de servicios públicos subió un 1,5 por ciento, la industria creció un tímido 2,1 por ciento y el sector agropecuario lo hizo en un 2,2 por ciento.

El PIB acumuló una expansión de 5 por ciento en el primer semestre, frente al 4,2 por ciento en igual periodo del 2010.

Aunque los analistas aplaudieron el buen dato del PIB, que respalda las expectativas de que el Gobierno cumpla con su meta de expansión de al menos un 5 por ciento en todo el 2011, llamaron la atención sobre la divergencia entre los sectores. "El 5,2 por ciento es una buena noticia para el país porque, siguiendo la tendencia, podemos terminar el año entre un 5 y un 5,5 por ciento", dijo a Reuters Ricardo Bonilla, profesor de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional.

"Pero es una mala noticia, porque es un crecimiento desbalanceado en donde (...) la locomotora andando es la minero energética que creció a más del doble que la economía, mientras que la agricultura, la industria y la construcción están patinando", explicó.

Estabilidad en tasas
Colombia, exportador de petróleo, carbón y café, vive un auge en la exploración y explotación de hidrocarburos y de minería por unas mejores condiciones de seguridad, lo que le ha permitido recibir miles de millones de dólares en inversión extranjera directa en los últimos años. "Sí hay síntomas de enfermedad holandesa, significa que la minería está arrojando muchos recursos y con esos recursos estamos estimulando las importaciones de bienes de alto contenido tecnológico y de consumo durable que son los que deberíamos estar propiciando en la industria colombiana", opinó Bonilla.

La enfermedad holandesa es el nombre que se le asigna a las consecuencias dañinas provocadas por un aumento significativo en los ingresos de un país por el incremento repentino de un sector de sus exportaciones, lo cual eleva sus ingresos por las mayores entradas de divisas destinadas en su mayoría a la importación de bienes, lo que desestimula la producción local.

Además, el Dane revisó a baja la expansión anual de la economía colombiana en el primer trimestre a un 4,7 por ciento, desde el 5,1 por ciento que había revelado previamente.

En tanto, los analistas consideraron que el dato del PIB le permitirá al Banco Central mantener inalterada su tasa de interés en el corto plazo, actualmente en 4,5 por ciento. "Con las proyecciones que tenía el banco con los resultados no cambia mucho el panorama, seguimos pensando que el escenario más probables es de estabilidad en tasas en lo que resta del año, más ahora con la situación internacional", dijo Pérez.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?