| 1/20/2011 7:20:00 AM

Directivos de servicios financieros, electricidad y gas ganan un 40% más del promedio

De acuerdo con un estudio del Banco de la República, en Colombia existen diferencias salariales importantes entre sectores económicos. Un directivo gana en promedio $6,3 millones, un profesional $2,5 millones y un técnico o auxiliar $1 millón, mientras que los obreros y operarios devengan $653.837.

Según el análisis del Departamento de Investigación e información Económica del banco central, la dispersión de los salarios varia un 57% en el sector financiero y 79% en el de electricidad, gas, agua, minería y manufacturas.
 
El informe del Emisor también resalta que el 40% de los obreros y operarios recibieron salarios cercanos al mínimo legal. En este nivel las mujeres perciben una remuneración inferior a la de los hombres.

El Banco de la República señaló que por lo menos el 50%, de los directivos recibió en promedio, salarios por debajo de los $5 millones y un mismo porcentaje de los profesionales recibió remuneraciones inferiores a los $2 millones, el mismo caso se aplica para los auxiliares y obreros que obtuvieron pagos por debajo del millón y $550.000 respectivamente.

Sin embargo en el nivel más alto, el salario promedio de un directivo fue de $42 millones, mientras que el de un profesional llegó a $12 millones.

El análisis se realizó a 1.305 empresas  colombianas durante el primer semestre del 2009. Los investigadores concluyen que en el largo plazo las desigualdades salariales revelan las diferencias en la productividad individual del trabajo.

También se detectó que las empresas están dispuestas a pagar salarios superiores al equilibrio, con el fin de seleccionar a los trabajadores más productivos y aumentar su esfuerzo. Así mismo las compañías buscan reducir los costos de rotación y mejorar la motivación y la moral de los trabajadores, por ello en algunos de los casos conceden margen de negociación a sus empleados.  

Se observó que los sectores con una productividad y con utilidades más altas emplean trabajadores con sueldos mayores, en particular en electricidad, gas, agua y minería, servicios financieros, y manufacturas. Mientras que en la orilla de remuneraciones más bajas está: agricultura, silvicultura, pesca, comercio, transporte, almacenamiento y comunicaciones.

Entre las conclusiones del Banco sobre esta medición señala que la proporción de trabajadores con contratos a término indefinido y a la presencia de acuerdos colectivos tienen un impacto positivo y significativo en la explicación de los diferenciales de salarios, indicando que el poder de negociación tiene un efecto positivo para incrementarlos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?