| 4/24/2014 7:00:00 AM

¿Hogares temen endeudarse?

En el primer trimestre del año las solicitudes de créditos de consumo ante las entidades financieras cayeron considerablemente.

La dinámica de los créditos en Colombia se ha mantenido positivamente en los últimos años y ha sido el factor fundamental para las rentabilidades del sistema financiero.

Por el momento el mercado interno se mantiene y la adquisición por los préstamos representa un rubro representativo para la banca, las compañías de financiamiento y las cooperativas.

En 2013 la tendencia fue favorable y de gran crecimiento para las diferentes carteras, consumo, comercial e industrial, pese a las dificultades de la economía internacional.

Cabe anotar que los efectos del contexto externo se han sentido y algunos aspectos del mercado local han afectado las utilidades del sector financiero que ha reducido sus ganancias en el último año.

Pero observando el tema del crédito se mantiene en especial el que tiene que ver con la cartera de vivienda como consecuencia de los apoyos y los subsidios entregados por el Gobierno Nacional.

Sin embargo, en el primer trimestre del año la demanda por los nuevos créditos exhibió una menor dinámica mostrando niveles negativos para todos los tipos de préstamos a excepción de los de vivienda.

De acuerdo con uno de los reporte del Banco de la República, en particular las solicitudes de crédito de consumo presentaron la mayor reducción luego de haber mantenido una tendencia al alza desde comienzos de 2013.

Cuando se analiza la percepción de demanda por nuevos créditos por tipo de entidad, según la encuesta trimestral sobre el comportamiento del crédito, se encuentran algunas diferencias.

Por un lado, los bancos señalan una menor dinámica en las solicitudes en todas las modalidades mientras que las compañías de financiamiento (CFC) indican un aumento en la demanda por créditos de vivienda y una disminución en el resto de las carteras.

Por su parte, las cooperativas aprecian una mayor demanda para todas las carteras a excepción de la de consumo.

En cuanto al acceso al crédito de las empresas del sector real se observa una relativa estabilidad en todos los tamaños por parte de los bancos, donde las empresas grandes y medianas siguen concentrando el mayor acceso.

Según las CFC, se aprecia una disminución en el acceso para todas las empresas en comparación con hace tres meses, mientras que para las cooperativas, el acceso de las microempresas ha mejorado.

Por una parte, para los bancos, los sectores de comercio, servicios e industria siguen siendo los que los que cuentan con un mayor acceso, aunque este último se redujo en comparación con la anterior encuesta.

Por la otra, las CFC y las cooperativas coinciden en que los sectores de servicios, comercio, y personas naturales son los que cuentan con más acceso al crédito.

Adicionalmente, los tres grupos de entidades manifestaron que el sector agropecuario es el de menor acceso y, a la vez, es percibido como el menos rentable y el que presenta mayores dificultades con la información.

Cuando se les preguntó qué pasaría si la demanda por crédito aumentara debido a un crecimiento acelerado en la actividad económica, los tres grupos de entidades financieras manifestaron que el sistema podría atender el exceso de demanda sin mayores traumatismos.

Por otra parte, las CFC y las cooperativas consideraron que podrían existir cuellos de botella crediticios para la pequeña y mediana empresa.

Por el lado de la oferta, se observó que la mayoría de entidades encuestadas mantuvieron iguales o aumentaron sus niveles de exigencias para otorgar créditos en todas sus modalidades.

Cabe resaltar que desde la anterior encuesta un porcentaje pequeño de los bancos han manifestado una reducción de los requerimientos para otorgar crédito y se espera que este comportamiento se mantenga en los próximos tres meses.

En un escenario donde las entidades con excesos de recursos, los tres grupos de intermediarios coinciden en que los destinarían a otorgar crédito en general, donde los bancos y las cooperativas prestarían para consumo, mientras que las compañías de financiamiento destinarían el exceso de recursos a otorgar a microcréditos.

Finalmente, los resultados del nuevo módulo sobre reestructuración de créditos revelan que un alto porcentaje de las entidades encuestadas manifestó haber realizado esta práctica durante el primer trimestre de 2014.

Dentro de las principales medidas se resaltan la extensión del plazo del crédito, la consolidación de los préstamos y los períodos de gracia.

Así mismo, los intermediarios señalan que en las modalidades de consumo y comercial es más frecuente llevar a cabo reestructuraciones de créditos.

Factores que frenan el crédito

Los factores que impiden o podrían impedir otorgar un mayor volumen de crédito al sector privado, los intermediarios financieros continúan señalando a la capacidad de pago del solicitante como el principal obstáculo (39,6% en promedio), ganando importancia para las CFC y las cooperativas.

En segundo lugar los bancos consideran los niveles de capital del cliente como un limitante (15%) factor que ganó relevancia en comparación con la anterior encuesta.

De la misma manera, para las CFC los niveles de capital de cliente, junto con las medidas adoptadas por los entes reguladores, son la segunda barrera más importante que les impide otorgar un mayor volumen de crédito (13,3% en ambos casos), en tanto que para las cooperativas lo es la actividad económica del cliente (22,2%).

En tercer lugar, los bancos y las CFC señalan a la actividad económica del cliente (12,2% en promedio, mientras que las cooperativas indicaron que las medidas adoptadas por los entes reguladores son otro obstáculo (20%).

En cuanto a las medidas adoptadas por los entes reguladores, los tres grupos de intermediarios coinciden en que los niveles de provisionamiento (34,5% en promedio), son la principal medida que impide otorgar un mayor volumen de crédito, ganando relevancia para los bancos y las cooperativas, en comparación el cuarto trimestre de 2013.

Como segunda barrera, los bancos y las cooperativas señalan al nivel de la tasa de interés de política como obstáculo (21,7% en promedio), en tanto que para las CFC son los límites a la tasa de usura (24,7%).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?