| 4/7/2014 5:00:00 AM

Crece deuda del Gobierno en el exterior

Se alcanzó a diciembre de 2013 un monto de US$52.102 millones lo que representó un aumento de 13.1% frente a 2012.

Los niveles de la deuda externa colombiana siguen creciendo y en 2013 se registró un crecimiento del 24%, de acuerdo con las cifras del Banco de la República.

Sin embargo, los niveles se explican por un endeudamiento de largo plazo para la financiación de proyectos sectoriales de la Nación.

Es de anotar que el gobierno colombiano ha manejado una política monetaria responsable para el pago de dicha deuda, siendo un tema positivo para la confianza del país por parte de la comunidad internacional.

Pero más allá del total de la deuda externa, también hay que hablar de la deuda del sector público donde se encuentra el Gobierno.

A diciembre de 2013, el saldo en este frente alcanzó un monto de US$52,102 millones lo que representó un aumento de 13.1% respecto al mismo mes de 2012. Así mismo, es equivalente al 13.8% del PIB de 2013.

El incremento fue explicado por el crecimiento del endeudamiento de largo plazo (13.6%, US$6,187 millones), el cual fue parcialmente compensado por la caída en el endeudamiento de corto plazo (-22.6%, US$-150 millones).

Vale la pena señalar que el Gobierno representa un 69% de la participación total de la deuda externa del sector público.

Por prestatarios, el 69% de la deuda externa de mediano y largo plazo se encuentra en manos del gobierno central, seguido por las entidades descentralizadas nacionales con el 20%, municipios y entidades descentralizadas municipales con el 8%, y el Banco de la República con el 2%.

Se resalta durante 2013 la caída de cinco puntos porcentuales en la participación del gobierno nacional, lo que llevó a un aumento en la participación de las entidades descentralizadas nacionales.

Por prestamistas, el 54% de la deuda externa del sector público de largo plazo se encuentra en bonos emitidos en los mercados internacionales, seguido por la deuda con la banca multilateral con el 35.3%, entidades bilaterales con el 6.4% y bancos e instituciones financieras el 4.2%.

Es de resaltar la ganancia de un punto porcentual de las entidades bilaterales debido a la financiación que le están otorgando al sector petrolero en sus proyectos de expansión y de la disminución de 3.1 puntos porcentuales de la deuda con organismos multilaterales.

Adicionalmente, en 2013 las colocaciones de bonos por parte del gobierno, empresas petroleras y empresas del sector Electricidad, gas y agua ascendieron a US$4,416 millones.

Por sectores, durante 2013 el sector financiero redujo su deuda respecto a un año atrás en US$14 millones (-0.6%), mientras el no financiero aumentó sus obligaciones externas en US$6,045 millones (14%).

En lo corrido de 2013, el servicio de la deuda fue de US$4,216 millones, 29% más bajo que lo pagado durante el mismo periodo de 2012.

De estos, US$2,365 millones (56%) fueron por pago de intereses y US$1,850 millones (44%) por amortizaciones.

Los menores pagos se explican debido a que en 2013 no hubo vencimiento de bonos colocados por el sector público en los mercados internacionales.

La tasa ponderada por monto de la deuda externa pública presentó tendencia decreciente desde 2009 hasta 2012, año en el que alcanzó su mínimo histórico (3.1%).

Lo anterior debido a la percepción relativa de menor riesgo de la economía colombiana frente al resto del mundo, reflejada en el otorgamiento de grado de inversión por parte de las agencias internacionales calificadoras de riesgo.

Durante 2013 la tasa se incrementa a 3.5% y esto se explica por la colocación de bonos en los mercados internacionales por parte de empresas petroleras y empresas del sector Electricidad, gas y agua, las cuales colocan a tasas de interés superiores a las colocaciones de bonos del gobierno.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?