| 6/23/2015 5:00:00 AM

Una de cada nueve personas en el mundo sufre de desnutrición

La Organización de la Comida y la Agricultura de las Naciones Unidas anunció en su informe “The State of Food Insecurity in the World” que aunque hubo una reducción en la cantidad de personas desnutridas entre 1990 y 2015, no se logró que esta disminución fuera del 50%.

La desnutrición es una consecuencia de la pobreza. La desnutrición por lo general forma un círculo vicioso ya que las personas al no tener un trabajo que le genere ingresos no puede alimentarse adecuadamente, entonces no tienen las fuerzas necesarias para ser productivos y al no ser productivos no pueden conseguir un trabajo.

¿Qué ha pasado entre 1990 y 2015?

Hay dos los acuerdos internacionales en los que se propuso reducir la desnutrición en el mundo para 2015. El primero fue en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA), en Roma (1996), cuando 182 gobiernos se comprometieron "...para erradicar el hambre en todos los países, con el objetivo inmediato de reducir el número de personas desnutridas a la mitad de su nivel actual no más tarde del año 2015". El segundo fue la formulación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el año 2000 (ODM), cuando uno de los objetivos fue el de "reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre para el año 2015".

De acuerdo con el estudio “The State of Food Insecurity in the World” (Estado de la inseguridad alimenticia en el mundo) de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por su sigla en inglés), entre 1990 y 2014 hubo una reducción de 211 millones de personas en el número total de desnutridos, es decir, una desaceleración de 21,3%. Aunque la disminución es significativa, no se logró disminuir el 50% que se tenía como objetivo.

El número estimado de personas desnutridas es cerca de 285 millones por encima del objetivo previsto para 2015.

Cantidad de desnutridos en el mundo



Que existan cerca de 780 millones de personas desnutridas en el mundo quiere decir que una de cada nueve personas no puede consumir alimentos suficientes para llevar a cabo una vida activa y saludable.

POR REGIONES

De acuerdo con el informe, estas 780 millones de personas en estado de desnutrición viven en regiones en desarrollo.



Fuente: FAO

Las regiones que consiguieron una disminución importante de la cantidad de desnutridos fueron Asia Oriental (150 millones), Asia Sudoriental (77 millones) y América Latina y el Caribe (32 millones).

Por el contrario, Asia Occidental y África Subsahariana registraron incrementos de 11 y 44 millones de personas desnutridas, respectivamente. La segunda región mencionada pasó de ser la tercera en tener la mayor cantidad de desnutridos a ser la segunda, y se puede decir que un poco menos de una de cada cuatro personas, o el 23,2% de la población, sufrirá de desnutrición entre 2014-2016.

¿Qué podría explicar la evolución positiva?

La FAO encontró que la mayoría de los países que lograron una reducción disfrutaron de condiciones políticas estables y de un buen ritmo de crecimiento económico. Al mismo tiempo esto estuvo acompañado de políticas de protección social dirigidos a grupos de población vulnerables.

En estos países, el compromiso de luchar contra la inseguridad alimentaria tuvo éxito a pesar de las dificultades planteadas por el rápido crecimiento de la población, los precios de las materias primas volátiles de los alimentos y la energía precios, el aumento del desempleo y las recesiones económicas que se produjeron a finales de la década de 1990 y de nuevo después de 2008, anunció la FAO.

¿Qué podría explicar la dinámica negativa?

“En varios países que no han logrado alcanzar los objetivos internacionales de hambre, los desastres naturales y provocados por el hombre o la inestabilidad política han generado una situación de crisis prolongada, lo que ha impedido que la protección de los grupos vulnerables de la población y la promoción de oportunidades de ingresos para todos”, afirma la FAO.

¿Cuáles son las posibles soluciones?

La organización concluye con que en el corto plazo, el único medio para hacer frente a la inseguridad alimentaria es la intervención humanitaria. En el mediano y largo plazo, la erradicación del hambre sólo puede llevarse a cabo si todos los interesados contribuyen al diseño y la promulgación de políticas para mejorar las oportunidades económicas, la protección de los grupos vulnerables y la preparación para desastres.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?