| 11/23/2011 6:20:00 PM

"Desastrosa" venta de bonos remece confianza en Alemania

Una "desastrosa" colocación de deuda alemana el miércoles reavivó los temores de que la crisis que estremece a Europa ya esté empezando a amenazar a Berlín, con los gobiernos de las dos mayores economías de la zona euro aún enfrentados por una solución estructural de largo plazo.

Los inversionistas también estaban nerviosos por los reportes de que Bélgica está inclinado a que Francia aporte más para apoyar al fallido grupo financiero Dexia bajo un programa de rescate de 90.000 millones de euros (120.000 millones de dólares) que ya parecía concluido.

Un informe especial de Fitch Ratings sugirió que Francia tenía un margen limitado para absorber impactos sobre sus finanzas, como una nueva contracción económica o un apoyo a los bancos sin poner en peligro su codiciada calificación crediticia "AAA".

Después de una de las peores ventas de bonos de Alemania desde el lanzamiento del euro, la moneda única cayó a 1,336 dólares y las acciones europeas se hundieron hasta sus mínimos de siete semanas. "La crisis de deuda está cavando aún más al fondo, como una lombriz, y está alcanzando a Alemania", dijo a Reuters uno de los políticos más euroescépticos de la coalición de Gobierno germano, Frank Schaeffler del partido Demócratas Libres (FDP).

La agencia de deuda alemana se vio obligada a retener casi la mitad de su oferta de venta de 6.000 millones de euros en bonos debido a la poca demanda.

El resultado llevó el costo de endeudamiento a 10 años de Alemania por sobre los bonos del Tesoro estadounidense por primera vez desde octubre. "Es un completo y absoluto desastre", dijo Marc Ostwald, estratega de Monument Securities en Londres.

El nuevo bono prometía pagar una tasa de interés del 2,0 por ciento, la más baja de la historia para una emisión de Bunds alemanes a 10 años. El rendimiento promedio de la subasta fue del 1,98 por ciento, por debajo del 2,09 por ciento de la licitación previa en octubre.

La rentabilidad del Bund a 10 años subía 12 puntos básicos al 2,039 por ciento desde el 1,946 por ciento de las notas del Tesoro.

Exposición alemana
El portavoz del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, dijo en rueda de prensa que la subasta no implica que el Gobierno tenga problemas de financiamiento y planteó su desacuerdo con los mercados financieros. Pero fue una señal de que el mayor constribuyente de la zona euro podría lentamente ser presionado si la crisis sigue profundizándose.

Un importante ejecutivo de una calificadora crediticia dijo que podría incluso darle a Berlín razones para reexaminar su rechazo a llevar a cabo una solución más amplia. "Hay presión al alza sobre los rendimientos de Alemania; podrían comenzar a cambiar las percepciones", dijo David Beers de Standard & Poor's.

Los costos del endeudamiento de casi todos los estados de la zona euro, incluso los que antes se consideraban seguros como Francia, Holanda y Austria, se dispararon en las últimas dos semanas por el pánico de los inversionistas que no ven ningún papel libre de riesgo. "Los Bunds están empezando a perder su atractivo, porque los mercados tienen que creer la historia de los eurobonos y Alemania está muy cerca de comenzar, en lo esencial, a garantizar la deuda de otros países", afirmó Achilleas Georgolopoulos, estratega de Lloyds Bank en Londres.

Lo que generó la aceleración de la crisis el mes pasado fue el salto del rendimiento del bono italiano a niveles cercanos al 7 por ciento, considerado como inmanejable en el largo plazo, pese a la intervención del BCE para comprar cantidades limitadas de deuda.

Decidida a no ser presionada por los mercados financieros, la canciller Angela Merkel ha resistido los llamados, principalmente de Francia, a permitir que el BCE actúe más decisivamente.

En un contundente discurso en la Cámara baja del Parlamento, el Bundestag, Merkel calificó la propuesta de la Comisión Europea de una emisión conjunta de bonos de la zona euro de "extraordinariamente inadecuada".

Pero poco antes de que hablara Merkel, el ministro francés de Finanzas, Francois Baroin, planteó una visión completamente opuesta respecto al rol del BCE, al afirmar en una conferencia en París que la responsabilidad del banco central era respaldar la actividad del bloque monetario. "La mejor respuesta para evitar el contagio a países como España e Italia es, desde el punto de vista francés, es una intervención (o) la posibilidad de una intervención o el anuncio de una intervención de parte de un prestamista de último recurso, que sería el Banco Central Europeo", aseguró Baroin.

Cuando el tiempo se acaba para que los políticos europeos presenten un plan creíble para enfrentar la crisis, la Comisión Europea presentará un estudio el miércoles sobre la emisión conjunta de bonos en la zona euro para estabilizar a los mercados de deuda.

Algunos importantes políticos europeos, como el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, apoyan los eurobonos.

Pero Berlín ha rechazado persistentemente la idea como una solución de corto plazo a la crisis, diciendo que elevaría los costos de endeudamiento de Alemania y reduciría los incentivos para que otros países de la zona euro pongan en orden sus finanzas.

En su discurso, Merkel apuntó a la reiterada violación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE en la primera década de historia de la zona euro y sostuvo que esto había perjudicado la confianza del mercado en la capacidad y disposición del bloque a sancionar a quienes incumplen las normas. "Y este es el por qué encuentro que es extraordinariamente inadecuado que la Comisión Europea esté sugiriendo varias opciones de eurobonos hoy en día, como si ellos estuvieran diciendo que podemos pasar por alto los defectos de la estructura de la unión monetaria al colectivizar la deuda. Esto es precisamente lo que no funcionará", agregó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?