| 12/8/2014 7:14:00 AM

¿Depósitos para ricos o paraísos fiscales?

Son la nueva moda de los superricos, gigantescos depósitos de aspecto industrial que almacenan miles de millones de dólares en obras de arte, antiguedades, metales preciosos, vinos añejos y dinero contante y sonante.

Suiza tiene una media docena de estos depósitos, también llamados "freeports" o zonas francas.
El principal, en Ginebra, tiene un tamaño equivalente a 22 canchas de fútbol y obras de arte tasadas en unos US$100.000 millones.

Luxemburgo acaba de abrir un "freeport" muy cerca de su aeropuerto. El Principado de Mónaco tiene otro, Singapur se ha añadido desde 2010 a la oferta y China planea el "freeport" más grande del mundo para obras culturales.

Este creciente uso de las zonas francas es paralelo al incesante aumento de los superricos a nivel mundial.

En su último estudio, Wealth-X y el banco UBS, hallaron que en 2014 hay 2.325 billonarios con una riqueza combinada de US$7.3billones, aproximadamente la mitad del PIB estadounidense.

Para estas fortunas el costo de "aparcar" estos objetos en las zonas francas varía, pero no les afecta el bolsillo.

En promedio almacenar un cuadro puede costar en torno a los US$1.000 anuales mientras que un pequeño cuarto para albergar diversos objetos de valor puede ascender a US$12.000.

¿Nuevos Paraísos fiscales?

Algunos ven en el auge de estas zonas francas la manifestación de un fenómeno problemático. Según Andrés Knobel de Tax Justice international, una organización que lucha contra la evasión fiscal, los free-ports tienen usos diversos.

"En su origen los freeports o zonas francas tenían como función facilitar el comercio internacional permitiendo la circulación libre de impuestos de mercancías en tránsito. Con el tiempo se usaron para desarrollar una zona específica de un país con ventajas impositivas. Lo que nos preocupa es que cada vez más están siendo utilizados para almacenar objetos de valor que permiten la evasión impositiva y el lavado de dinero", indicó a BBC Mundo.

Hay unos tres mil puertos francos en 135 países del mundo, pero los que más preocupan a organizaciones como Tax Justice International se encuentran en jurisdicciones catalogadas de paraísos fiscales.

Un país clasificado como paraíso fiscal, Luxemburgo, comezó a operar en noviembre de este año el "Le Freeport", última adición mundial a este frondoso mundo de las zonas francas.

No obstante, David Arendt, director gerencial de Le Freeport, señaló a BBC Mundo que las sospechas de lavado de dinero o evasión fiscal son infundadas.

"La legislación contra el lavado de dinero se aplica a todos los operadores. La ley permite seguir el rastro de cada producto por medio de las declaraciones que se hacen y los inventorios. Los operadores tienen que comunicarles toda la información cuando la aduana lo solicita y son responsables de asegurarse de que están tratando con gente honorable a riesgo de perder su licencia", indicó a BBC Mundo.

En la inauguración formal de esta zona franca en septiembre el viceprimer ministro y ministro de economía de Luxemburgo, Etienne Schneider, resaltó la importancia como "centro financiero" del Le Freeport.

"Le Freeport contribuirá significativamente a la diversificación de la economía de Luxemburgo y lo complementará tanto como plataforma logística y centro financiero", dijo Schneider.

BBC
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?