| 2/27/2017 8:53:00 AM

Estos son los factores que definirán el futuro de las tasas de interés

Sin bien es claro que este año caerá la tasa de intervención, el Banco de la República lleva tres meses sorprendiendo al mercado y sus decisiones siguen moviéndose en el dilema entre inflación y crecimiento.

Banco de la República reduce la tasa de interés de intervención en 25 puntos base y la sitúa en 7,25%” con esta frase el gerente del Emisor, Juan José Echavarría, volvió a sorprender al mercado que, aunque dividido, esperaba con una ligera mayoría que la autoridad mantuviera sus tasas un mes más.

La segunda reunión del año de la Junta Directiva del Emisor tuvo varias novedades. Contó con seis miembros pues Gerardo Hernández no alcanzó a posesionarse como codirector antes del último viernes del mes y la autoridad monetaria reconoció que le temen -parece que cada vez más- a una exagerada desaceleración económica.

Días antes, el Dane reveló que en el 2016 la economía nacional alcanzó a crecer 2%, un tímido resultado comparado con el desempeño de años anteriores pero “nada malo” si se tiene en cuenta que durante el año pasado el país se enfrentó a una inflación que alcanzó el 9%, volatilidad de la moneda y la desaceleración global, entre otros factores.

Para el analista Javier Hoyos no se vislumbra un 2017 positivo, pues el aumento del IVA y la mayor tributación en las personas naturales y jurídicas afectarán el consumo, el ahorro y la inversión”.

Y fue precisamente este uno de los puntos que también se destacaron en la Junta del Emisor: el equipo técnico aún no sabe en qué magnitud la reforma tributaria -que igual era necesaria- afectará a la inflación del país y la probabilidad de cumplir la meta este año, según dicho equipo, es de apenas entre 45% y 50%.

Recomendado: ¿Cuándo volverá la inflación a la meta?

Parece que a esto se refería el gerente Echavarría cuando en la presentación del informe trimestral de inflación señalaba que este año dicho indicador cerrará en 4%, pero con riesgos, pese a que también ha advertido en varias oportunidades que el Banco de la República no se puede dar el lujo de completar tres años con la inflación por fuera del rango meta.

A esto debe sumarse que la autoridad monetaria tuvo que ponderar este mes también “la incertidumbre sobre la velocidad de la convergencia de la inflación a su meta”. Las decisiones de política monetaria se toman pensando en un efecto a 18 meses y el primer incremento de tasas de interés se dio en septiembre de 2015, 25 puntos básicos en esa oportunidad para pasar de 4,5% a 4,75%.

En ese momento algunos codirectores llevaban varios meses advirtiendo que las tasas debían subir, mientras que otros pedían mantener la calma y esperar un poco más pues aunque la inflación aumentaba por el fenómeno de El Niño y la devaluación del peso -ambos factores que no se pueden controlar- las expectativas de inflación aún estaban ancladas. Lejos estaban de imaginarse unos y otros que en julio del siguiente año, casi doce meses después, la inflación triplicaría el objetivo y se ubicaría en 9%.

Ahora la política monetaria es claramente contraccionista y el mismo Emisor reconoce que su tasa de interés real se ubica por encima del promedio histórico desde el 2005. El problema es que si bien la inflación se desacelera a medida que se disipan los factores que la impulsaron al alza, las expectativas de este indicador están volviendo a subir y son una preocupación constante de la autoridad monetaria, que sabe que no puede asfixiar la economía.

Para la decisión de febrero, la confianza del consumidor en enero fue el argumento que más pesó pues se ubicó en su récord negativo desde noviembre de 2001 cuando Fedesarrollo empezó a medir este aspecto en el país.

“Si esto termina reflejándose en el gasto de los hogares, el pronóstico de crecimiento podría reducirse”, advirtió la Junta Directiva del Banco de la República que espera que el PIB del país sea nuevamente de 2% aunque con un rango entre 0,7% y 2,7%.

“Es como si los consumidores estuvieran muy preocupados por el futuro pero esto todavía no se ve en las ventas comerciales”, añadió el gerente Echavarría.

Puede interesarle: Confianza del consumidor rompe su récord histórico de pesimismo

Para el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, “hay que volver a levantar la confianza de los consumidores y generar las decisiones que permitan que los hogares en Colombia vean el futuro con optimismo así como la economía, que está mirando el futuro con optimismo”.

Aunque el Gobierno está seguro de que “lo peor ya pasó” y que el país está lejos de caer en recesión, las cifras de crecimiento durante el 2016 que reveló el Dane sí demuestran que con el paso del tiempo la actividad económica se reduce.

Para el primer trimestre del año pasado, el PIB del país fue de 2,6%, cifra revisada al alza desde el 2,5% que se había reportado en noviembre. El dato del segundo trimestre también fue revisado al alza y se ubicó en 2,4%, mientras que para el tercer trimestre ya fue más clara la desaceleración y el PIB nacional llegó apenas a 1,2%. Finalmente en el cuarto trimestre la economía se recuperó ligeramente y creció 1,6%.

El Banco de la República ha sido claro en señalar que la información económica del país con la que cuenten en cada reunión será la que determine el ritmo de disminución de las tasas de interés, sin embargo ya hay analistas que advierten que el Emisor tendría problemas de comunicación pues en tres ocasiones ha sorprendido al grueso del mercado.

Sin embargo, el gerente Echavarría ha repetido desde su nombramiento en el cargo que “lo que se sabe es que vamos a ir reduciendo tasas paulatinamente, la velocidad es el tema de discusión de cada Junta Directiva y por eso lo único que no se puede leer es que como en esta reunión las bajamos, en la siguiente vamos a seguir bajando. Vamos a ir bajando paulatinamente con escalas ¿A qué ritmo? Al que diga la información disponible”.

Cada vez parece más complicado el dilema entre crecimiento e inflación y el cumplimiento de los compromisos del Emisor de regresar la inflación a la meta sin “estrangular” la economía. Amanecerá y veremos.

Lea también: Banco de la República sorprende nuevamente y reduce sus tasas

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.