| 10/21/2010 12:35:00 PM

Cumbre contra la revaluación

Con la presencia de 20 de los más altos funcionarios del gobierno y del Banco de la República se hizo un inventario de las medidas que tienen a mano para contener la revaluación. No hubo conclusiones, pero parece claro que no habrá intervenciones masivas ni controles al movimiento de capitales.

Ni intervenciones masivas, ni controles a los movimientos de capitales. Eso parecería ser una de las conclusiones tácitas de la cumbre contra la revaluación de la mañana del jueves.

 

Por invitación del presidente Juan Manuel Santos, se reunió en la Casa de Nariño una pequeña cumbre de los encargados de manejar la política económica del país, para hacer una evaluación de las medidas que tienen disponibles el gobierno y el Banco de la República para contener la revaluación del peso que ha sido de 5,3% en los últimos 12 meses.

A la reunión asistieron 20 personas, entre las que se encontraban el Ministro de Hacienda y los dos viceministros de este despacho, el gerente del Banco de la República, el Subgerente Técnico del Banco y dos de los miembros de su junta directiva, el director de Planeación, la alta Comisionada para la Gestión Pública y Privada.

Los asistentes acodaron no ofrecer declaraciones a la prensa, ni siquiera para acallar el rumor fuerte de que se implantaría un control al movimiento de capitales, a la manera como se hizo en Brasil hace pocos días.

 

En la reunión no hubo decisiones. Solo se hizo un inventario de las medidas que tenían a mano las distintas oficinas y luego cada uno se llevó la tarea de evaluar el curso de acción desde cada una de ellas.

 

"Lo que hicimos fue un análisis con el presidente de la República, de todas las variables económicas locales, minucioso, muy sustancioso, muy iluminador pero no era la meta ni sacar unas conclusiones, ni un análisis. Fue un intercambio de ideas. Dentro del desayuno se hizo un análisis sobre la posible o aparente burbuja bursátil", dijo el Ministro de Hacienda que rompió el silencio hacia medio día.

Lo que parece haber quedado claro es que el gobierno sabe que el Banco de la República ha sido bastante exitoso en el control de la apreciación del peso con sus intervenciones pequeñas y anunciadas. Desde que comenzó el programa de intervenciones, Colombia ha sido uno de los países del mundo en los que menos se ha revaluado la moneda.

Este hecho aparece desde el martes en la página del Banco de la República, en un gráfico en el que se compara el ritmo de apreciación de Colombia contra el de otros diez países emergentes. Ese mismo gráfico se le presentó al Congreso en una citación ese día y lo conoce todo el gobierno.

Con eso, parece claro que, al menos si no cambian las circunstancias, el República no cambiará su estrategia de intervención hacia, por ejemplo, devaluaciones masivas no anunciadas.

De otra parte, también parece haber plena conciencia en el gobierno de que los controles a los capitales, al menos en las condiciones actuales, solo le quitarían una porción pequeña a las presiones alcistas en el precio del peso. Esto haría pensar que tampoco se establecerían controles al movimiento de capitales.

El ministro de Hacienda no desestimó totalmente el control "Los gobiernos siempre están pensando en iniciativas", dijo. Manifestó de manera muy prudente que en el desayuno del jueves no se definió nada justamente porque hay un respeto absoluto a la autonomía e independencia del Banco de la República, que podría establecer estas medidas en sus reuniones de Junta. Con todo, la lectura de las condiciones para el corto plazo mostrarían que el control no sería la primera opción.

 

 

 


 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?