| 8/1/2012 4:00:00 PM

Cuatro mitos sobre la nueva ley de regalías

En el Foro de la revista Semana sobre el Sistema General de Regalías, el Director del Departamento Nacional de Planeación, Mauricio Santa María, desvirtuó cuatro mitos de la nueva ley.

Primer mito: Con el sistema anterior de regalías estaríamos mejor

· En el sistema anterior, el 80 por ciento de los recursos de inversión se distribuían entre los departamentos productores, que correspondían al 17 por ciento de la población colombiana. Con el nuevo, todos los departamentos y prácticamente todos los municipios reciben recursos. La distribución, sin duda, es mucho más equitativa.

· Si hubiéramos seguido con el sistema anterior, el Cauca hubiera recibido 60 mil millones de pesos este año. Ahora recibirá 209 mil millones de pesos. Nariño recibía 140 mil millones de pesos; ahora tendrá 260 mil millones. Chocó tenía 80 mil millones de pesos y ahora recibirá 160 mil millones. Vichada hubiera recibido tres mil millones de pesos para inversión. Ahora recibirá 50 mil millones de pesos.

· En el índice Gini, que va de cero a cien, cien es total desigualdad en la distribución de cualquier recurso, mientras cero es igualdad total. La distribución antigua de regalías tenía un índice Gini de 92. Con el nuevo Sistema de Regalías, el índice es 39.

Segundo mito: la ejecución está muy retrasada


· La plata se empezó a distribuir en abril. En 2008, un año como este, en el que entraron las nuevas administraciones territoriales, se había ejecutado el ocho por ciento de las regalías hasta el final del primer semestre.

· Lo que el Gobierno espera en 2012 es tener comprometidos a final de año como mínimo entre el 70 y 80 por ciento de todos los recursos. En 2008 se comprometieron el 56 por ciento de los recursos.

· Todos los OCAD regionales están funcionando y adicionalmente los OCAD departamentales están instalados. Todo el sistema ya está funcionando y los OCAD municipales también ya están prácticamente todos instalados.

· La Comisión Rectora aprobó proyectos por 21 mil millones de pesos en junio de este año para temas de alimentación escolar. Antes de ayer se aprobaron 150 mil millones en el OCAD del Meta. Entre agosto uno y agosto 10 vienen los OCAD departamentales de Cesar, Córdoba, Quindío, Bolívar y Santander por 210 mil millones de pesos y en julio 31 el OCAD departamental de Bolívar se han aprobado proyectos por 16 mil millones de pesos.

· Tendremos un monto comprometido de proyectos aprobados cercano a los cuatro billones de pesos para septiembre.

Tercer mito: nuevo sistema de regalías es un reflejo de la falta de confianza


· Es un reflejo de la búsqueda de que haya mayor eficiencia, transparencia y buen gobierno en la decisión de los recursos.

· La idea es que se tomen decisiones en complemento entre los tres niveles de gobierno. Cada ángulo del triángulo es un nivel de gobierno que tiene un voto. El Gobierno nacional es un ángulo, el gobierno municipal es otro y el departamental es otro ángulo.

Cuarto mito: aprobación de proyectos es demorada y compleja

· En el sistema viejo, el 80 por ciento eran las regalías directas. Iban para los departamentos y municipios productores y el 20 por ciento se distribuía entre todo el país, a través de una entidad colegiada que se llamaba el Fondo Nacional de Regalías.

· El Fondo cumplía muchos pasos y lo que iba para él era una chichigua del sistema, y en todo el país se repartían chichigüitas. Y para eso había que hacer una viabilización que duraba 45 días. Había que hacer una verificación de requisitos y un registro en el banco de proyectos. Todo esto se podía tardar entre dos y tres meses.

· En el sistema nuevo, el proyecto va al OCAD y lo único que tiene que pasar es que se cumplan los requisitos que son de ley para todos los proyectos.

· El OCAD lo viabiliza y lo aprueba.

                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?