| 3/24/2011 3:00:00 PM

¿Cuál es la mejor manera para que el PIB de 2011 crezca dos puntos más?

Debate abierto para economistas. La propuesta de José Antonio Ocampo – política industrial y tasa de cambio competitiva – contra la de Daniel Gómez – infraestructura, nuevas tecnologías, manejo de ciudades, educación y políticas micro -.

¿Cuál es la mejor manera para conseguir dos puntos porcentuales adicionales de crecimiento en el PIB colombiano en 2011?Con esta pregunta Dinero.com comenzó una ronda en la que les preguntará a los mejores economistas del país, sobre algunos de los temas más importantes para el desarrollo nacional.


Respuesta de José Antonio Ocampo
Profesor de la Universidad de Columbia
No creo que sea posible acelerar la tasa de crecimiento en dos puntos porcentuales en 2011 con ninguna política, ya que sus efectos tendrán un natural rezago. Hacia adelante, sin embargo, si se desea acelerar el crecimiento el reto principal es revertir la desindustrialización que hemos experimentado desde mediados de la década de los setenta. No en vano, y salvo por coyunturas excepcionales, Colombia no ha tenido desde entonces períodos prolongados de rápido crecimiento.

Las dos claves para ello son: (1) una política seria de industrialización apoyada en el montaje de un sistema ambicioso de ciencia y tecnología, y (2) una tasa de cambio real competitiva y estable.

Lo primero implica manejar bien nuestra riqueza minero-energética, que en este momento es una espada de doble filo. Una alternativa es el camino brasileño de apoyarse en su nueva riqueza petrolera para crear industrias complementarias. Pero hay que ir más allá, hacia una estrategia ambiciosa de exportar manufacturas con cada vez más contenido tecnológico.

La segunda tarea implica que el Banco de la República debe tomar el tipo de cambio como un objetivo explícito de política económica, pero la política fiscal tiene que apoyar estos esfuerzos con menores déficit fiscales y olvidándose de financiarse externamente. No veo, además, otra manera de manejar la riqueza minero-energética en un mundo de altos precios de dichos productos en el mercado internacional, que aumentar significativamente la tributación a los sectores correspondientes, para captar (y en gran medida ahorrar) una mayor parte de la renta minera.


Respuesta de Daniel Gómez Gaviria
Candidato a PhD Economía de negocios
Universidad de Chicago
Contrario a Ocampo, yo creo que políticas activas de industrialización no son el camino hacia un mayor crecimiento. Yo enfatizaría las llamadas políticas transversales y las alianzas publico-privadas donde lo publico participa con 20% y lo privado con 80% (o alguna proporción por el estilo). Tampoco creo que se pueda lograr un aumento del 2% en un año, y mas aún, creo que el horizonte de planeación debe ser de largo plazo. Los objetivos de crecimiento de corto plazo pueden resultar en mal-inversiones. Hay varios ejes que me parecen claves:

1. Infraestructura: uno de los cuellos de botella importantes para el aumento de la productividad manufacturera, la formación de clusters, el crecimiento de nuevos sectores exportadores. Solucionar los problemas de infraestructura requiere la identificación de infraestructura requerida por el sector productivo, la planeación, ejecución y mantenimiento de las obras. Esta es un área donde las alianzas publico-privadas pueden funcionar bien y pueden funcionar mejor si se trae mas iniciativa privada. En la etapa de identificación, el Sistema Nacional de Competitividad puede ser clave. El impacto sobre crecimiento seguramente no seria este año.
2. Ciudades y aglomeraciones: las ciudades son los centros de desarrollo principales del país y donde viven la mayoría de los Colombianos. Ciudades colapsadas y con malas interconexiones entre ellas, son un lastre para el crecimiento.
3. Capital humano: educación formal e informal, salud. Creo que el énfasis desde el punto de vista del sector público debe ser la formación de capital humano en la época de gestación y de 0-5 años. Hay demasiado énfasis en educación universitaria, pero no creo que ahí este el cuello de botella y tampoco creo que ese sea un sector donde sea imprescindible el sector publico. Hay que pararles mas bolas a inversiones publicas en edades de gestación y 0-5 en grupos menos favorecidos. Esto es a la vez una buena inversión que potencializa inversiones privadas futuras y es también clave en la disminución de la desigualdad. Esto probablemente no resulte en aumentos de tasas de crecimiento este año, pero sirve de cimientos para crecimiento futuro.
4. Nuevas tecnologías: No creo que el crecimiento dependa de inversiones enormes en "ciencia y tecnología". Creo mas bien que el uso creativo de "nuevas tecnologías" sencillas, como los celulares, o el acceso a Internet, pueden tener gran impacto a bajo costo. En particular, el acceso por celular a Internet puede ser un gran boom para el sector rural y pequeños productores. La mejor forma en la que el gobierno puede ayudar es liberalizando sector telecomunicaciones y permitiendo la penetración y oferta de nuevos productos a través de estos medios. Esto si podría tener impacto de corto plazo en el crecimiento.
5. Política macro: yo no creo en políticas macro muy activas. El objetivo debería ser mantener un contexto macro estable: inflación controlada, reducción del déficit fiscal y saneamiento de finanzas publicas (este es el coco...y hay que mirar el tema pensional). El tema de la tasa de cambio y los recursos mineros es delicado, pero la verdad es que yo creo que la mejor medicina para apreciaciones del tipo de cambio real es el aumento de la productividad del sector transable. Y en ese sentido, una política de competitividad que piense mas en los aspectos micro (infraestructura en particular) me suena mas que una política monetaria con tipo de cambio como objetivo explicito de política. A corto plazo, no creo que la política macro tenga mucho mas que hacer en temas de crecimiento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?