| 9/27/2013 11:40:00 AM

El reto es la clase media

El crecimiento económico del país es desafiado por la incertidumbre de los hogares. La clase media de la población es la más preocupada por mantener su nivel de calidad de vida.

Según la última encuesta de Ipsos Mori para la aseguradora global de protección de pagos, Genworth, el (58%) de los colombianos entre 16 y 50 años de edad consideran que su situación financiera está mejor ahora que hace cinco años.

Sin embargo, a pesar del fuerte crecimiento de los ingresos y del consumo en los últimos cinco años, los colombianos tienen preocupaciones reales frente a poder mantener los avances que han hecho en materia de calidad de vida, especialmente cuando se enfrenten a pérdidas del ingreso causadas por desempleo o por incapacidad temporal.  

Según un estudio realizado por el Banco Mundial, la clase media pasó de representar el (15%) a ser el (28%) en los últimos 10 años, sin embargo muchas familias han llevado sus finanzas al límite y son vulnerables a los cambios en sus circunstancias.

Uno de cada diez adultos encuestados (11%) manifestó que no podrían cumplir con las obligaciones financieras de sus hogares (préstamo hipotecario/arriendo, servicios públicos y alimentación), si la fuente principal de ingresos en el hogar pierde su trabajo. Otro 49% de las personas encuestadas manifestó que solo podrían cumplir con los compromisos financieros del hogar por un periodo de seis meses.

Según Genworth, los resultados de la encuesta reflejan que se puede estar acumulando un posible riesgo en la deuda de los consumidores en Colombia, lo cual podría resultar en mayor vulnerabilidad para los consumidores y para la economía del país ante una eventual desaceleración del crecimiento económico.   

Cuando se les pidió a los participantes que calificaran entre 1 y 10 sus principales fuentes de estrés (siendo 1 el menos estresante y 10 el más estresante), más de un tercio (39%) de los encuestados asignaron un 8 al poder mantener o mejorar su calidad de vida si llegaran a perder sus ingresos por desempleo o incapacidad temporal como la mayor causa de estrés.  Este resultado se acentúa entre la clase media, en donde un (40%) asignó entre 8 y 10 a mantener o mejorar la calidad de vida como la mayor causa de estrés.  

Sin embargo, el nivel de estrés alrededor de estas preocupaciones no es compensado con medidas para protegerse en contra de cambios en sus circunstancias financieras.  Casi tres de cada diez encuestados (27%) no tienen ahorros, seguros o fondos de pensiones.  Lo anterior incluye casi a uno de cada cinco (18%) cabezas de familia.

El mayor acceso al crédito ha sido uno de los más importantes motores en el incremento del gasto y de la calidad de vida.  Sin embargo, a pesar de ello, tan solo el 8% de los encuestados manifestó tener algún tipo de seguro de protección de pagos para sus créditos (que cubren los pagos mensuales de préstamos hipotecarios, préstamos personales, tarjetas de crédito o sobregiros en los casos en los que el deudor pierde su ingreso por desempleo o incapacidad temporal para trabajar).

Otros hallazgos del estudio:

•Entre los que consideran que su situación financiera está mejor ahora que hace cinco años (58%), más de la mitad (58%) lo atribuye a algún tipo de incremento en los ingresos.
•Calificado como 8, el segundo factor encontrado como de mayor estrés para los encuestados fue la necesidad de mantener la independencia financiera (ser capaz de pagar las cosas que usted necesita sin ayuda de otras personas).

Según Andrés Mendoza, Country Manager de Genworth Colombia, la economía colombiana en gran medida, se escapó de lo peor de la crisis financiera mundial y hasta ahora no ha experimentado la fuerte desaceleración que se observa en algunos países de América Latina durante el último año, entre ellos Brasil.  Sin embargo, eso no es una garantía de que Colombia será inmune a los retos del futuro económico.

Expone que muchas empresas en Colombia dependen de la estabilidad de la clase media y sus hábitos de consumo.  Esto en parte debido a que dichos segmentos tienden a ser más derrochadores que ahorradores, con tasas de ahorro más bajas que las de los históricos de otras regiones de alto crecimiento, como Asia.

Pero los colombianos no solo están gastando sus ingresos disponibles, sino que también, según Mendoza, están pidiendo prestado para gastar, el crédito bancario se incrementará en un 13% en Colombia este año según The Economist Intelligence Unit (EIU), y esto  está impulsando la demanda de los consumidores, tanto como el crecimiento del ingreso.

Según la encuesta, el repunte en el consumo es particularmente marcado entre los segmentos socioeconómicos medio y alto, donde el 43% de los encuestados han intensificado las compras importantes (incluyendo: la compra o renovación de su casa, la compra de un vehículo, electrodomésticos, muebles, vacaciones y entretenimiento) en los últimos cinco años.

Tal y como lo confirma la encuesta, las bajas tasas de ahorro, el incremento del crédito y del consumo podrían dejar a muchas familias al borde de la dificultad real si no se mantiene el crecimiento de los ingresos.  Los productos de seguros especializados de Genworth están diseñados para ayudar a los clientes a proteger el pago de sus obligaciones financieras en caso de eventos inesperados, como la pérdida involuntaria del empleo o la incapacidad temporal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?