| 1/14/2016 12:05:00 AM

¿Qué tan grave es el cambio climático para los países en desarrollo?

No debería sorprendernos en las próximas décadas escuchar sobre fenómenos naturales cada vez más fuertes en Colombia y en el mundo. Hasta la fecha más de 2.000 millones de personas han sido afectadas por estos eventos. Podrán ser más.

Los efectos negativos del cambio climático para el ser humano son un hecho. Pese a los esfuerzos de la humanidad por combatirlo ya existen importantes consecuencias de la actividad industrial sobre las condiciones ambientales que han fortalecido aquello que queremos evitar.

Según el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), los gobiernos deben renovar sus esfuerzos no solo por reducir los niveles de contaminación,sino también sobre cómo mitigar las consecuencias que se avecinan en las siguientes décadas.

Como advierte un informe de The International Disaster Database (IDD), los incidentes tanto en costos como en recurrencia de los desastres se han más que duplicado entre 1980 y 2014.

Lea también: ¿Qué prepara el cambio climático para Colombia en el 2016?

A pesar de que los mecanismos de alerta temprana, evacuación, ayuda humanitaria post-desastre, estrategias de prevención y reacción han avanzado mucho en la última década, la principal preocupación radica en las nuevas extensiones de los fenómenos naturales.

Es decir, si antes las inundaciones eran un evento que podría durar algunas semanas, hoy en día pueden extenderse por inclusive varios meses, explica el informe del IDD.

Inclusive, el actual Fenómeno de El Niño es una prueba de que la naturaleza es capaz de causar daños en términos económicos, a tal punto, de dificultar la recuperación agrícola, poner en riesgo la generación electrica de varios países en América Latina y poner a gran parte de sus integrantes en el listado mundial de países en riesgo de sufrir hambrunas, donde Colombia lidera en América del sur junto a Paraguay.

Margareta Wahlström, jefe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción de Riesgos por Desastres (UNISDR) afirma que dos de los desastres naturales de mayor repetición en la actualidad pueden volverse más recurrentes: las inundaciones y las tormentas.

En efecto, de cada 4 desastres naturales, 2 son inundaciones y 1 es tormenta, según la Thomson Reuters Foundation trust. El problema es que el número de inundaciones ha aumentado de 127 por año entre 1995 y 2004 a 171 entre 2005 y 2014.

Costos humanos y económicos crecientes

Para entender el alcance de los daños por inundaciones y tormentas, entre 2010 y 2011 el Fenómeno de La Niña causó pérdidas en Colombia por valor de US$824 millones. Pakistán que lidera el ranking de costos por inundaciones sufrió en 2010 un invierno que causó casi US$5,3 miles de millones en pérdidas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) entre 2003 y 2013 todos los desastres naturales cuantificados en el mundo causaron daños por US$1,5 billones, provocaron más de 1,1 millones de muertes y afectaron la vida de más de 2.000 millones de personas en todo el mundo.

Esto significa que de no elevar el nivel de preparación, en la próxima década aproximadamente 1 de cada 4 personas sentirá de forma grave los efectos del cambio climático.

Lo más preocupante es que las 10 naciones que lideran el ranking (incluida Colombia) son países en desarrollo y todos se encuentran cercanos a la franja del Ecuador. En términos absolutos, el continente americano en su totalidad es quien lleva la peor parte, seguido de Asia.  

Fuente: International Disaster Database, billones equivalen a miles de millones de dólares.

Según WEF, las ciudades en las cuales se encuentra el 50% de la población mundial se encuentran en grave riesgo de sufrir fenómenos naturales más severos a causa del cambio climático. En estos lugares, el sector más vulnerable es la agricultura.

Según FAO, 1 de cada 5 dólares en daños en los países en desarrollo fue en el sector agrícola. Y las consecuencias van mucho más allá de un problema de desabastecimiento de alimentos e incremento en el precio de los mismos.

Para el organismo, la reactivación de la producción en las tierras afectadas, el ganado, la infraestructura agrícola y el impacto social son procesos que toman tiempo en realizarse y debido al poco desarrollo en vías y transporte en los países más afectados, “pueden incluso tomar más tiempo y recursos de lo necesario”.

El impacto social es otro factor considerable. Solo en América del Sur, 560.000 personas fueron afectadas por inundaciones en promedio por año entre 1995 y 2004. Lastimosamente, ese número se incrementó a 2,2 millones 10 años depués. De no incrementar los esfuerzos para prevenir contrastar futuros desastres el número podrían aumentar hasta en medio millón en la siguiente década.

Retomando el caso Colombiano, los costos totales por la Niña entre 2010 y 2011 alcanzaron el 25 del PIB y según el director general del DNP, Simón Gaviria, “No adaptarnos (al cambio climático) implicaría que el PIB de Colombia cada año fuera 0,49% menor o el equivalente a padecer cada cuatrienio un fenómeno similar al de 2010 y 2011”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?