| 12/19/2013 2:50:00 PM

Programas de vivienda sí funcionan

En los resultados del PIB la construcción sigue siendo la principal fuente de crecimiento, lo que reafirma que los programas de vivienda están funcionando.

Para la presidente Ejecutiva de Camacol, Sandra Forero Ramírez, el crecimiento del 5.1% de la economía durante el tercer trimestre del año, sigue demostrando el papel de la construcción en el desempeño económico del país.

“Mantener la actividad edificadora fortalecida, con tasas de crecimiento como las observadas, es una estrategia imprescindible para el desarrollo del aparato productivo colombiano. En 2013 se ha demostrado el próspero vínculo entre la evolución de la actividad edificadora, las medidas de estímulo económico como el PIPE y la ejecución de los programas de política de vivienda”, dice la presidenta.

De acuerdo al informe publicado hoy por el Dane,  el crecimiento de 5.1%, resulta ser una cifra muy positiva frente al crecimiento del mismo periodo en 2012, cuando se registró una expansión de 2,9%.

A nivel sectorial, la construcción de edificaciones presentó una variación de 24,8%, la mayor desde 2004, lo que significa un crecimiento cinco veces mayor que el promedio de la economía.

Los dos segmentos de la actividad, vivienda y edificaciones para otros usos, mostraron repuntes importantes durante el tercer trimestre del año. Según el Dane, en el segmento residencial presentó una variación anual de 25,7%, mientras la construcción de espacios no residenciales creció 31,1%.

Con estos resultados, el impacto sobre la cadena de valor fue evidente: los despachos de cemento y el  número de viviendas financiadas presentaron crecimientos anuales de 7% y 44%, respectivamente. 

Para la presidenta del gremio, para garantizar el aporte de la actividad edificadora al crecimiento económico durante 2014, se debe seguir pensando de forma integral en su fortalecimiento. Eso significa dar continuidad plena al subsidio a la tasa de interés, seguir impulsando programas de vivienda social y garantizar el suelo urbanizable para el desarrollo de proyectos habitacionales y destinos no residenciales.

“El sector privado está comprometido con seguir invirtiendo en la actividad edificadora. Sin embargo se requiere algo fundamental: alinear en la misma estrategia de crecimiento del sector, es decir en la locomotora, a la institucionalidad encargada de la provisión de servicios de agua potable y saneamiento básico, el manejo ambiental del territorio, la normatividad técnica inherente a la construcción y las disposiciones tributarias que impactan la activad. De otra manera se pone en riesgo la sostenibilidad de un sector que ha demostrado sus bondades en el ámbito social y económico”, concluyó la dirigente gremial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?