| 2/15/2012 5:00:00 PM

Consignan a trabajadores en fondos $2,7 billones de cesantías

El valor de las cesantías de casi seis millones de afiliados a los fondos privados durante el período comprendido entre el primero de enero y el 14 febrero de 2012 ascendió a $2,7 billones, un 15,5% más que lo recaudado durante el mismo período del año anterior.

Según Asofondos, esta dinámica creciente se explica por varias razones: incrementos del salario mínimo, crecimiento de los salarios por causa de la inflación, crecimiento económico, y finalmente, un mayor número de trabajadores formales durante los últimos años en Colombia.

Al respecto, el Dane reportó que el número de trabajadores formales creció 6% durante 2011,
como resultado, entre otros factores, de nuevos incentivos como la Ley de Primer Empleo, implementada hace 13 meses por el Gobierno Nacional.

“La importancia que revisten las cesantías para el afiliado, radica en el bienestar y progreso que deriva de ellas, a través de adquisición de vivienda, como seguro de desempleo (en caso de desvinculación laboral) y financiamiento de estudios superiores”, indicó el gremio.

En 2011, más de 1,3 billones de pesos de las cesantías se destinaron a compra, mejoramiento o liberación de vivienda.

Así mismo, la educación superior es otra de las inversiones importantes que hacen los trabajadores a través de sus cesantías.

Por ejemplo, en 2006 la inversión para educación con las cesantías llegó a $72 mil millones y se incrementó en el 2007 a $89 mil millones; en 2008, ascendieron a $110 mil millones y en 2009 pasaron a $146 mil millones. Para los años 2010 y 2011 los desembolsos por educación alcanzaron cifras de $172 mil millones y $313 mil millones, respectivamente.

En los últimos 11 años, la inversión de recursos provenientes de las cesantías para financiar educación llegó a más de un billón de pesos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?