| 9/13/2016 1:49:00 PM

Las dudas sobre el techo de gasto del gobierno para 2017

El congreso aprobó el monto del presupuesto general en $224,4 billones pero para muchos congresistas es claro que esa no será la cifra real de gastos del año entrante ¿Por qué?

El Congreso acaba de aprobar un monto general de $224,4 billones para el presupuesto de 2017. Todos los años el Congreso se pone de acuerdo primero en el tamaño del pastel y luego decide de qué forma va a repartirlo, pero en este caso, va a pasar a la etapa de la repartición sin estar completamente seguro de la cantidad de recursos que están sobre la mesa.

Para muchos congresistas es claro que la cifra aprobada no va a ser la definitiva del gasto fiscal del año entrante. De un lado están los críticos del gobierno que califican como ‘inflado‘ el monto global y están anticipando nuevos aplazamientos y del otro lado algunos miembros de la Unidad Nacional, la bancada de gobierno, que están convencidos de que la reforma tributaria abrirá el espacio a la incorporación de nuevos recursos para el año entrante.

De acuerdo con el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas con los $224,4 billones aprobados el gobierno puede cumplir con la regla fiscal y cerrar el año entrante con un décifit del 3,3% del PIB aún sin reforma tributaria. Cárdenas pidió, y obtuvo, la aprobación del Congreso en nombre de la sostenibilidad de las cuentas públicas y la calificación de riesgo internacional pues tener una buena nota reduce el gasto en intereses.

Lea también: Tributaria será presentada en octubre sin pupitrazos, Santos

"De esta decisión depende en buena parte que sigamos mandando ese mensaje de credibilidad que nos va a permitir reafirmar la calificación BBB de la República de Colombia", dijo el funcionario en su internvención ante el Congreso.

"Hubo muchas voces que pidieron un aumento del monto pero el gobierno y el congreso se mantuvieron firmes en la línea establecida por la regla fiscal", agregó el funcionario. 

Sin embargo, en medio del tercer año consecutivo de recortes y vacas flacas algunos congresistas están pidiendo incluir recursos de la reforma tributaria para el año entrante. Tal como está planeado el proyecto, la inversión caerá $4 billones frente a la ejecutada este año. 

"Estaríamos dispuestos a votar ese monto con dos condiciones. Primero un presupuesto adicional del año entrante que venga a nutrir la inversión y segundo que hagamos unos traslados", dijo Efraín Cepeda del Partido Conservador.

La posición de Cepeda, y de algunos otros colegas, es que una vez se apruebe la reforma tributaria tendrá que venir otra discusión sobre la distribución de los recursos a través de una ley de traslados presupuestales lo que deja en veremos las discusiones actuales. Adicionalmente, Cepeda está pidiendo recortar espacio al servicio de la deuda para destinarlo a inversión.

Por lo pronto una fuente del legislativo asegura que el presupuesto de inversión aumentará entre $2 y $3 billones gracias a reacomodos internos de la distribución de gastos, pero el incremento podría ser mayor si se aprueban recursos de la reforma tributaria para el 2017. El segundo acuerdo que parece cantado es un incremento para la inversión en agricultura, que fue la más damnificada por los recortes.

En el lado opuesto el Centro Democrático está calificando como ‘inflado‘ el presupuesto y asegura que en 2017 el gobierno tendrá que reconocerlo.

"Creemos que de todas maneras el presupuesto va a necesitar un aplazamiento. El comportamiento de los ingresos está planteada en una meta de gestión de la Dian que no es fácil de lograr, un mayor monto de normalización de activos en el exterior", aseguró la senadora María del Rosario Guerra.

Lea también: Dian recibió $87,6 billones en impuestos en solo ocho meses

Guerra y sus coequiperos aseguran que el bajo crecimiento de la economía del país hará muy difícil que el gobierno pueda cumplir su presupuesto pero, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, esta vez no pidieron un recorte presupuestal.

Más plata para pensiones que para las regiones

El presupuesto de 2017 es el primero en la historia en el que, al menos por ahora, los recursos para el pago de pensiones superan las transferencias de inversión para las regiones a través del Sistema General de Participaciones. Mientras el gasto en pensiones se presupuesta en $38,2 billones las transferencias a departamentos y municipios a través del SGP llegan solamente a $36,5 billones.

De acuerdo con el gobierno, el gasto en pensiones, que se va a suplir el pasivo de Colpensiones y el de régimenes como el Magisterio, aumentará en 2017 porque una menor cantidad de colombianos va a dejar las AFP para irse a Colpensiones. La teoría es que con la doble asesoría menos personas darán el paso hacia el régimen público lo que implica una carga mayor en el corto plazo para las finanzas públicas.

Por otro lado las transferencias para el Sistema General de Participaciones podrían empezar a reducirse hacia el futuro en la medida en que desaparece su vínculo con la inflación y comienzan a asimilar el comportamiento de los ingresos nacionales. En ese sentido hacia 2019 comenzarán a ‘capturar‘ el desplome de los ingresos fiscales de la nación.

Lea también: Por qué las finanzas de las regiones están en juego en la tributaria

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?