| 9/12/2013 3:40:00 PM

Colombianos están más prevenidos con el gasto

La confianza del consumidor experimentó un deterioro intermensual considerable en Medellín, y uno de menor magnitud en Bogotá y Cali.

En agosto, la confianza del consumidor se deterioró frente a julio y se ubica por debajo de los niveles registrados un año atrás. La disposición a comprar vivienda mostró un retroceso, y la disposición a comprar vehículo se encuentra en niveles muy desfavorables.

Los resultados más recientes de la Encuesta de Opinión del Consumidor (EOC) de Fedesarrollo, revelan que el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) se ubicó en 13,4% en agosto de 2013.

Dicho nivel es significativamente inferior al del mes de julio y corta la tendencia ascendente que mostraba el promedio móvil de tres meses desde el mes de marzo de este año.

Tal promedio móvil ha demostrado ser un buen predictor del comportamiento del consumo final de los hogares y desde marzo de 2004 su correlación con la variación anual real del consumo final de los hogares reportado por el DANE ha sido de 0,85.

El desfavorable comportamiento del ICC en el mes de agosto puede estar asociado a problemas relacionados con los paros de distintos sectores que tuvieron lugar en la tercera parte del mes.

El ICC tiene cinco componentes, tres de ellos hacen referencia a las expectativas de los hogares a un año vista y los dos restantes describen la percepción frente a la situación económica actual.

Con los tres primeros se construye el Índice de Expectativas del Consumidor (IEC) y con los dos restantes el Índice de Condiciones Económicas (ICE).

El significativo deterioro respecto a julio de 2013 es fruto de una doble disminución, con particular intensidad del componente de expectativas, que se redujo 13,6 puntos frente a 8,8 puntos de reducción en el componente de condiciones económicas actuales.

Cuando la comparación se hace con respecto a agosto de 2012, el deterioro se observa exclusivamente en el indicador de expectativas, que se reduce de 22,5 a 11,4%. En contraste, el índice de condiciones económicas actuales mejoró, al pasar de 11,4% en agosto de 2012 a 16,3 en agosto del presente año.

Se identifica un retroceso tanto intermensual como interanual en los tres componentes del índice de expectativas (IEC), siendo el deterioro más pronunciado el observado en el balance de las expectativas sobre “buenos tiempos económicamente” en los próximos 12 meses.

En contraste, entre los componentes del índice de condiciones económicas actuales, el balance sobre la percepción de la situación económica de los hogares con respecto a un año atrás se ubica cerca de 10 puntos por encima del observado en agosto de 2012.

Por su parte, el balance de la disposición a comprar bienes muebles y electrodomésticos está en niveles similares a los de un año atrás. La confianza del consumidor experimentó un deterioro intermensual considerable en Medellín, y uno de menor magnitud en Bogotá y Cali.

Cuando se examinan los resultados en las cuatro ciudades donde se recoge la Encuesta de Opinión del Consumidor, se identifica que el ICC en Medellín mostró un retroceso intermensual superior a 20 puntos y se ubicó en 0%, es decir el límite entre el optimismo y pesimismo que se recoge a través del indicador.

Niveles del ICC en Medellín por debajo de 1% no se registraban desde marzo de 2010. El segundo deterioro más grande lo exhibió la ciudad de Cali, donde el ICC pasó de 34,2 a 17,2%, nivel que en todo caso resulta similar al observado un año atrás. El deterioro fue menor en Bogotá y en el caso de Barranquilla se identificó un ligero avance en el ICC entre julio y agosto debido a una mejoría en el componente de expectativas.

La disminución en la confianza frente a julio de 2013 se concentró en el estrato alto; fenómeno que se repite cuando se compara con lo registrado en agosto de 2012.

Al desagregar los resultados de agosto de 2013 por nivel socioeconómico se concluye que la confianza en el estrato alto mostró una notable disminución respecto al mes inmediatamente anterior, comportamiento que también se observó en los niveles medio y bajo pero en magnitudes mucho menores.

Cuando se comparan los niveles actuales de confianza con los registrados un año atrás, el mayor deterioro también tuvo lugar en el sentir del nivel socioeconómico alto, seguido por el bajo y el medio.

En agosto, la disposición a comprar vivienda mostró un avance en Cali y en Barranquilla frente a julio del año en curso. El deterioro en el indicador se explica por las disminuciones en las otras dos ciudades.

Entre julio y agosto de 2013, el balance entre las respuestas favorables y desfavorables sobre la disposición a comprar vivienda mostró un retroceso intermensual cercano a 15 puntos. Éste se explica por la disminución de más de 27 pps del indicador en Bogotá y más de 13 pps en Medellín.

Por su parte, en Cali tal disposición mostró una recuperación tras el fuerte deterioro observado entre junio y julio de 2013. Finalmente en Barranquilla se presentó un progreso intermensual. Únicamente en esta ciudad la disposición a comprar vivienda se encuentra en niveles superiores a los registrados un año atrás.

La disposición a comprar automóvil se deterioró fuertemente respecto a julio de 2013 y a agosto de 2012.

En agosto de 2013, el balance de la disposición a comprar automóvil se ubicó en terreno negativo pasando de 18,9% en julio a -5,6% en agosto de este año. Desde febrero de 2010, no se observaban niveles negativos de este balance.

En particular, 47,1% dijo que los próximos 12 meses serían un buen momento para comprar auto, 52,6% mal momento y apenas 0,3% ni bueno ni malo. En tres de las cuatro ciudades donde se recoge la encuesta, el indicador se ubicó por debajo de 0%, siendo más negativo el indicador de Bogotá, seguido por Medellín y Cali. Cuando se comparan los resultados actuales con los de agosto de 2012, el mayor deterioro se presentó en Medellín.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?