| 7/1/2008 12:00:00 AM

Concurso de notarios, ruta sinuosa

Esta semana se debe desatascar el concurso para seleccionar 859 notarios del país. Más de 300 tutelas, una acción popular, y toda clase de intrigas plagan el proceso. Una vergüenza nacional.

Tutelas, acciones populares, intrigas, contradicciones. El concurso de notarios que debía servir para seleccionar 859 notarios del país está nuevamente detenido por una acción popular que aceptó una jueza en Ibagué.

Hasta ahora, el concurso al que se presentaron 14.600 candidatos ha sido entorpecido por más de 300 tutelas. Algunas de ellas contra el proceso, otras contra partes del mismo, otras pidiendo que se recibiera alguna documentación de aspirantes que no fueron admitidos y otras solicitando la recalificación del examen.

Esta semana se modificarán las listas de los notarios que fueron seleccionados en Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Magdalena, Sucre y Bogotá donde ya se habían publicado las listas, pero no ha habido posesiones.

La historia
En octubre se radicó ente el Juzgado Cuarto Administrativo de Ibagué una acción popular que pretendía quitarles los cinco puntos que podrían ganar en el puntaje los notarios que presentaran libros que no figuraran en el registro de derechos de autor.

Las condiciones del concurso permitían que la autoría de los libros fuera certificada por el editor.

Hace dos semanas la jueza cuarta, Clara Daissy Ubaque, falló favorablemente la acción popular y esa decisión mientras esté en firme, cambiará la clasificación de los concursos donde no hay posesiones.

Incluso, hay quienes piensan que se podrían modificar las de Arauca, Norte de Santander y Santander, a pesar de que el 27 de mayo el presidente Uribe ya posesionó a los primeros seleccionados.

El auto de la jueza ya fue apelado por la Superintendencia de Notariado, pero una decisión final sobre ese tema podría tomar según lo estiman los expertos, cuando menos ocho meses más.

Algunos observadores creen que el fallo de la jueza es una especie de revancha personal contra el proceso de selección al cuál se inscribió y no fue admitida por no haber presentado todos los documentos requeridos. “No para nada”, le dijo a Dinero.com la jueza, que se mostró interesada en guardar silencio alrededor de este proceso, que apenas comienza.

Manifestó que quiere mantenerse imparcial en las decisiones y que no quiere “contaminarse con los comentarios. Que opinen todo lo que quieran”, señaló.

Abogados consultados por Dinero.com piensan que debería haberse declarado impedida para tramitar el caso y señalan que se ha tomado demasiado tiempo para decidir. La Acción lleva ocho meses en estudio.

Además señalan que el Procurador encargado del caso en Ibagué recomendó quitar los cinco puntos a los libros, a pesar de que el Procurador General es miembro del Consejo Superior Notarial y había aprobado el reglamento.

Pero la pregunta más importante que se hacen todos es la de quién está detrás de esta acción.

Las entrevistas estaban programadas para culminar en abril y el resultado final se tendría hacia agosto o septiembre. Con la decisión, el proceso se puede tomar un mes más.

Con todo, este retraso sería insustancial si efectivamente hay alguna renovación en la eficiencia de las notarías. Si el concurso nos acercara al mundo ideal, que es uno en el que naturalmente los sellos de goma con rellenos manuales, las huellas, las fotocopias, los arrumes de papeles y los procesos que no añaden valor tienen menos espacio.

Por ahora, lo más probable es que el concurso para notarios no traiga caras nuevas. Ojalá la perspectiva de que en el futuro haya nuevos concursos y quizás más competencia, traiga procedimientos que lleven a las notarías de un solo jalón del siglo 18 al 21.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?