| 4/25/2016 12:23:00 AM

Así se eligen las bandas teloneras para los grandes conciertos en Colombia

Conciertos de la talla de Coldplay, The Cure o The Rolling Stones se han convertido en la vitrina de nuevas bandas colombianas que se dan a conocer como teloneras con miras a figurar como las nuevas promesas de la música.

Antes de la ley 1493 de 2011 los organizadores de conciertos debían incluir una banda local en el repertorio por obligación, pues de no hacerlo debían pagar un impuesto adicional.

El nuevo documento establece que: “los responsables de los espectáculos públicos con artistas internacionales garantizarán las mismas condiciones técnicas, escénicas y personales a los artistas nacionales que compartan el escenario con estos”.

Con la puesta en marcha de dicha normativa cualquier legislación anterior “quedó obsoleta” y por lo tanto ya no hay obligación de darle la oportunidad de tocar a una nueva banda, ya que no existen ni beneficios económicos ni multas sobre la mesa.

Así lo explicó en una entrevista concedida a Dinero la gerente de Ocesa Colombia, Luz Ángela Castro, quien defiende rotundamente el espacio que tienen las bandas criollas en los espectáculos de gran magnitud.

Lea también: A pesar de los desafíos, la industria de los conciertos colombiana coincide en que es un "buen momento"

“Indudablemente es una carta de presentación muy importante en el proceso de internacionalización de los artistas nacionales”, destacó Castro, al señalar que esta es una oportunidad para que los artistas locales se “esfuercen por hacerlo mejor”.

Al ser cuestionada acerca de la metodología de la selección de las bandas teloneras, la ejecutiva respondió que en el Caso de Ocesa la mayoría de ellas son escogidas por los artistas internacionales luego de haber realizado un filtro con las más destacadas.

Es así que las agrupaciones de talla mundial se convierten en unos “curadores del arte local”, con lo cual no solo se mejora el nivel de las bandas colombianas sino del espectáculo en sí mismo.

Sobre este tema también se refirió el empresario y organizador de conciertos  Alfredo Villaveces, al recordar que artistas colombianos como Naty Botero, Cabas o Lucas Arnau despegaron en el mundo del espectáculo gracias a sus presentaciones como teloneros.

El ejecutivo fue enfático al señalar que “no existe ningún tipo de ‘rosca’ en la elección de los artistas que abren en el concierto, ya que “todo se hace limpiamente” a través de concursos o votación del público.

“Acá usualmente la gente sale brava y dice que nosotros hacemos rosca pero no es así”, insistió Alfredo Villaveces en una conversación con este medio, en la cual se mostró a favor de que se le sigan abriendo los espacios a las bandas locales.

Otro de los temas controversiales alrededor de los teloneros es la distribución de las ganancias. Frente a este tema el socio fundador del Festival Estéreo Picnic, Gabriel García, manifestó que los recursos se distribuyen de acuerdo al número de canciones tocadas durante el concierto (derechos de autor)

Es así que en un espectáculo en el cual el artista principal tocó 20 canciones y el telonero 10, se divide el dinero de la boletería entre 30.  A este monto debe restársele un porcentaje que la Sociedad de Autores y compositores de Colombia (Sayco) cobra por su operación, el cual va entre el 30 y el 40% del total, según lo explicó Gabriel García.

Finalmente, el director de mercadeo de T310 y Absent Papa manifestó que su despacho está enfocado en la promoción del talento local en eventos como el Festival Hermoso Ruido o el Estéreo Picnic.

“Más allá de que hayan sido teloneros de una banda, algunas han tenido unos buenos espacios. Obviamente hemos tenido errores y algunas que no han podido presentarse bien, pero en general hemos tratado de darles buenas condiciones”, añadió.

La voz de los que saben

Una de las bandas que le ha sacado el jugo a la experiencia de ser telonera es la rockera Diamante Eléctrico, la cual le ha abierto conciertos a agrupaciones de la talla de Foo Fighters (Estados Unidos) o The Rolling Stones.

El vocalista de dicha agrupación, Juan Galeano, le explicó a Dinero que ser telonero de un gran espectáculo mediáticamente es bueno, sin embargo, alertó que la sobrexposición también puede ser contraproducente.

Galeano criticó que muchos espectadores se quejan de las bandas colombianas sin conocer las circunstancias en las que tocan o cómo llegaron hasta allá. Por ello, considera que falta mayor apropiación del público por el talento local, dado que “ninguna banda nació grande”.

En este sentido invitó a los críticos a darle una oportunidad a nuevos sonidos, así como mayor paciencia en los conciertos pues solo hay dos opciones: llegar más tarde al concierto o simplemente disfrutar.

Un impulso al talento criollo

Iniciativas como Bogotá Music Market (BOmm) de la Cámara de Comercio de Bogotá han contribuido en gran medida en el fortalecimiento y la exposición de la escena musical del país.

El evento, que se celebrará entre el 13 y 16 de septiembre próximo, reunirá a músicos, compositores, programadores, disqueras, editoras, entre otros, con el propósito de descubrir “nuevas oportunidades de negocio”.

La Cámara de Comercio explica que esta es “una plataforma de promoción y actualización profesional, así como un espacio de networking para realizar acuerdos, alianzas y negocios alrededor de la industria de la música”.

De hecho, en la versión del año pasado los artistas concretaron más de 2.000 citas de negocio con representantes del sector, de los cuales el 44% eran invitados internacionales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?