| 7/21/2015 5:00:00 AM

¿Podrían los precios del petróleo afectar las tasas de interés?

Los continuos descensos de los precios del petroleo, podrian no solo afectar el marco fiscal del país.

Desde los acuerdos con Irán y ante un inminente aumento de la oferta, los precios del petróleo han vuelto a caer a niveles inferiores a US$55 por barril.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su actualización de las Perspectivas Económicas para la región en julio, redujo las proyecciones de Colombia al 3%, de 3,5% que ostentaba en abril. Además, que aseguro que se avecinan años de bajo crecimiento para América Latina.

En un contexto de continua ralentización, incrementada por la baja inversión y deterioro de la confianza en la región, junto al continuo descenso de las materias primas forman un panorama nada alentador para el crecimiento de los países de la zona.

El riesgo se hace visible

La caída en los precios del petróleo supone un choque que puede afectar seriamente no solo el marco fiscal de la nación si no inducir un fuerte sentimiento de riesgo sobre el país. Y como todo sentimiento de riesgo, los inversionistas son los primeros en percibirlo.

A junio, la inversión extranjera cayó cerca de 94%, en particular por la disminución de capitales del sector petrolero y la salida de estos de carteras locales. Las cifras reveladas por el Banco de la República también reportaron que en junio el país recibió flujos netos por US$166 millones, mucho menores en comparación con los US$2.988 millones registrados en junio de 2014.

El pasado mes se registró la salida de US$490,2 millones de inversionistas extranjeros desde carteras colombianas contrastando fuertemente con los ingresos por US$1.680 millones en el mismo mes de 2014.

¿Sacrificar el crecimiento?

“Un menor precio del petróleo que sea duradero generaría una caída estructural en el ingreso nacional situación en la cual el accionar de la política monetaria es limitado” explica el reporte del Emisor en mayo.

Algo importante es mantener el mayor nivel de reservas internacionales así como contar la línea de crédito flexible con el FMI, de lo contrario se podrían enfrentar problemas de liquidez. Sin embargo, según el Banco de la Republica las reservas internacionales del país cayeron US$ 256 millones en mayo.

Si el crecimiento sigue contrayéndose cada vez más, las tasas podrían llegar a bajar para darle un fuerte impulso a una economía, aunque el margen de maniobra actual del banco sea por ahora muy limitado.

Sin embargo, mayores tasas de interés afectarían el crecimiento pero podrían generar un muy favorable incentivo a los capitales extranjeros para regresar al país. Aunque, dicho proceso no ha sido visible en Brasil, que lleva de tiempo atrás aumentando sus tasas de interés. Desde mediados del año pasado, el banco central de Colombia ha preferido mantener la tasa en 4,5%.

Una vulnerabilidad que se propaga a las tasas de interés

La mayor vulnerabilidad de la economía colombiana es su elevado déficit de la cuenta corriente, pues significa que no se está ahorrando y si continua bajando el precio del petróleo, el déficit reportado el año anterior, cercano a US$20.000 millones, puede deteriorarse más o demorarse en estabilizarse.

Ante menores precios del petróleo y la mayor tasa de cambio, las calificadoras internacionales podrían preguntarse en algún momento por la solidez sobre las que se sostiene la calificación soberana y el riesgo país. El menor ingreso externo presiona a una mayor tasa de cambio. La mayor tasa de cambio no solo sugiere un menor tamaño de la economía en dólares sino un mayor valor en pesos de las deudas en moneda extranjera.

En cualquier caso, como ya se ha visto, la deuda externa como porcentaje del tamaño económico se eleva en forma desproporcionada y su nivel resulta inquietante.


Con el bajo crecimiento de la economía mundial, los grandes compradores internacionales del país crecerán menos que en 2014. Poco puede ayudar una mayor tasa de cambio ante una menor demanda mundial.

 De continuar cayendo nuevamente los precios de petróleo, la mayor tasa de cambio generará más deuda y menor PIB, lo que en algún punto puede deteriorar la percepción de riesgo país. Un mayor riesgo llevaría a elevar las tasas de interés externas e internas, aun cuando no sea un fenómeno causado por la inflación o las tasas de interés del Banco de la República.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?