| 3/15/2017 12:12:00 PM

Cinco estrategias que proponen revolucionar la integración latinoamericana

Expertos locales e internacionales se dieron cita para discutir uno de los temas críticos que enfrenta Latinoamérica hoy: una mejor integración económica. Conozca las principales conclusiones sobre la importancia y estrategias que pretenden renovar la integración de la región.

Una mayor integración económica entre los países de América Latina y el Caribe hará más competitiva a la región en los mercados internacionales e impulsará el crecimiento económico a largo plazo, señala una reciente publicación del Banco Mundial.

Mejores vecinos: Hacia una renovación de la integración económica en América Latina”, se presentó en Bogotá este 15 de marzo en la Universidad de los Andes, en el cual participaron expertos como el Vicepresidente del Banco Mundial para la región latinoamericana, el Ministro de Hacienda, el presidente de la Andi, entre otros.

Le puede interesar: Latinoamérica busca mayor integración en tiempos de antiglobalización

En este informe se analiza que una renovada estrategia de integración, que aproveche los factores complementarios entre la integración económica a nivel global y regional, contribuirá a un crecimiento con estabilidad.

El Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, afirmó que la región ha buscado integrarse desde la década de los 60, y desde los años 90 se ha observado una revitalización.

Sin embargo, las exportaciones intrarregionales en América Latina siguen siendo un 20% de las exportaciones totales, muy por debajo del 60% y 50% que las exportaciones intrarregionales representan para regiones como la Unión Europea y Asia, respectivamente.

Según Familiar, el éxito en la integración de la región implica algo más allá que la reducción de los aranceles (los cuales son actualmente del 8% a diferencia del 12% evidenciado en los años 90) ¿Por qué?

Actualmente, exportadores latinoamericanos presentan elevados costos de transporte, déficits de infraestructura y problemas de armonización regulatoria (que hacen menos eficiente el comercio entre los países).

Por estos motivos, el experto señaló que la integración es no solo un instrumento para lograr el crecimiento económico, sino también para mejorar la productividad, competitividad y calidad de vida en la región.

“Una integración intrarregional más robusta nos volverá más competitivos en el escenario mundial. La integración efectiva demandará inversiones en infraestructura, conectividad y logística, lo que brindará un impulso adicional al crecimiento económico”, señaló Familiar.

Por su parte, el ministro de hacienda Mauricio Cárdenas, resaltó que “la Alianza del Pacífico es un esfuerzo para cambiar la historia y busca resolver el problema de integración que se presenta actualmente en América Latina”.

Lea también: Fortalecer instituciones y diversificar la economía, tarea de Colombia para 2030

Asimismo, Cárdenas indicó que a pesar de los desafíos que aún se tienen en transporte y logística, también hay que tener en cuenta el índice de conexión marítima que se distingue en el estudio. En este índice, Estados Unidos tiene unos resultados de 98/100 mientras que Colombia presenta alrededor de 52/100.

Con estos resultados, Colombia ocupa el primer lugar con relación a este índice entre los países latinoamericanos, por lo cual el ministro concluye que hay que darle una mayor importancia al tema de transporte desde el centro a los extremos del país y a los principales puertos colombianos.

Las estrategias

A grandes rasgos, el Banco Mundial propone un  “regionalismo abierto” que saque provecho de las sinergias desaprovechadas entre la integración económica a nivel regional y mundial, “sobre la premisa de que una integración con el mundo favorable al crecimiento no podría lograse sin primero fortalecer el propio vecindario”.

Recomendado: Seis hechos que marcarán a las economías emergentes latinoamericanas en 2017

Para lograrlo, se proponen estos componentes:

  • Reducir de costos del comercio

Las deficiencias en infraestructura y topografía, hacen que las distancias sean mucho más ‘caras’ para el comercio latinoamericano. La proporción de vías sin pavimentar en la región es de un 70%, haciendo que el transporte terrestre encarezca los costos del comercio.

  • Integrar los mercados de capital y trabajo

Mediante una liberalización de los flujos migratorios y de capital en la región. La integración de los mercados de trabajo a través de fronteras puede ayudar a los países a volverse más productivos e impulsar el crecimiento.

  • Reducción adicional de aranceles

Para estimular la actividad económica localmente, atraer inversión extranjera, posibilitar el intercambio de conocimiento y facilitar el ingreso en los mercados de exportación.

  • Ajustar normas y procedimientos

Para permitirles a las empresas utilizar elementos de otros países sin perder el acceso preferencial, con el fin de aprovechar completamente los acuerdos comerciales. “La armonización de estándares normativos también puede ayudar a la región a capitalizar plenamente los importantes avances logrados en torno una red energética integrada”.

  • Profundizar la integración económica entre Suramérica, Centroamérica, el Caribe y México

A través de nuevos Acuerdos Comerciales Preferenciales (ACP), donde cada una de las subregiones puede beneficiarse y sacar un mayor provecho del comercio, “lo cual será particularmente relevante para las economías más pequeñas al integrarse con países grandes”.

Le puede interesar: Exportaciones latinoamericanas completaron 4 años en negativo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.