Revista Dinero

En México no se sabe cuántas armas están en manos de los delincuentes

| 12/23/2012 2:00:00 PM

¿Cómo afecta a México el plan antiarmas de Obama?

Después de la masacre de Connecticut, el presidente de EE.UU planteó controlar la venta libre de armas. En México, un país que es víctima del tráfico de armas desde el norte, dudan que esto ayude a bajar la violencia.

Recientemente una patrulla del Ejército marcó el alto a una camioneta que circulaba por una vereda montañosa en Sinaloa, en el noroeste del México. Del vehículo bajaron disparando varias personas, entre ellas una joven de 22 años que murió casi de inmediato.

La chica era la reina de belleza del estado, pero no fue la única sorpresa. Días después se supo que una de las armas utilizadas en el enfrentamiento formaba parte del arsenal que entró ilegalmente a México durante la polémica Operación Rápido y Furioso del gobierno estadounidense.

Es uno más de los episodios de la guerra contra el narcotráfico en este país, y que, según el anterior gobierno, tiene en el tráfico de armas desde Estados Unidos uno de sus principales elementos.

Ahora que el presidente Barack Obama pretende regular la venta de fusiles de asalto, muchos en México se preguntan si esta medida puede ayudar realmente a disminuir la ola de violencia, la más fuerte desde el siglo pasado.

Analistas consultados por BBC Mundo coinciden: controlar el comercio libre de armas en Estados Unidos no basta para mitigar la guerra entre carteles de narcotráfico. Un tema donde también influye el resultado que obtenga la casa Blanca en su campaña.

Las eventuales regulaciones pueden evitar una masacre en territorio estadounidense, pero tal vez no impidan que se repitan en ciudades mexicanas, le dice a BBC Mundo John Ackerman, académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Una de las eventuales consecuencias, explica, es que los fabricantes de armas busquen un nuevo mercado para sus productos excedentes.

"Existen muchas formas de que las armas pasen a México. Sería como ocurre hasta ahora de manera ilegal", explica el investigador.

Mercado

Hoy en México es más facil comprar un arma que en 2007, señala el especialista Alberto Islas.

En un artículo publicado en el diario 24 Horas el director de Risk Evaluation explica, por ejemplo, que en 2007 un fusil de asalto AR-15 costaba en el mercado negro US$2.500. Ahora se cotiza en US$1.500.

De acuerdo con el senador Arturo Zamora Jiménez, en los últimos años las bandas de delincuencia organizada incrementaron "de manera considerable" su capacidad de fuego, y por eso desafían abiertamente al gobierno mexicano.

"Las armas se han convertido en un instrumento detonador de la violencia, si baja su uso tendríamos condiciones de más tranquilidad y seguridad para el país", dice el legislador en conversación con BBC Mundo.

Robert Farago, fundador del portal de internet La Verdad Acerca de las Armas, explica a BBC que las armerías estadounidenses no son el único centro de abasto para los carteles mexicanos pues también importan arsenales de China o Europa del Este.

Así, pensar que el control de armas en Estados Unidos reducirá su disponibilidad en México es "una idea ridícula, un escaparate, un teatro de seguridad. Una broma", afirma.

Según Farago, el problema no es que existan armas en este país, sino que éstas se encuentran en manos de los carteles de la droga. "Debería haber más en manos de los civiles", insiste.

Un tema inaceptable en México donde portar armas está prohibido, pues legalmente sólo policías, militares y algunos guardias de seguridad tienen acceso a ellas.

Los civiles pueden tener una pistola de bajo calibre en su casa, siempre y cuando demuestren que están capacitados para usarla y obtengan, además, un permiso especial de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la única autorizada para vender armas en el país.

Las leyes para combatir el tráfico se han endurecido en los últimos años, recuerda el senador Zamora, quien recientemente promovió una enmienda para castigar incluso la portación de cargadores de balas.

Corrupción

Sin embargo el problema va más allá de leyes o controles de mercado, pues en México no se sabe de qué tamaño es el arsenal en poder de organizaciones de delincuencia organizada.

Entre 2006 y 2012 la Sedena confiscó más de 125.000 armas, la mayoría fusiles de asalto, así como 13 millones de balas de distintos calibres.

También se decomisaron más de 11.000 granadas y otro tipo de explosivos, incluso misiles antiaéreos.

Según la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR), el 70% de estas armas y municiones se compraron en Estados Unidos e ingresaron a México de forma irregular.

Pero esos pertrechos no son los únicos que existen ilegalmente en el país. Si bien la mayoría proviene de armerías estadounidenses, especialistas y organizaciones civiles advierten que las fuentes de abastecimiento de las bandas criminales son diversas.

Muchos policías y elementos de las fuerzas armadas que desertan suelen llevarse sus armas consigo.

Además, algunas bandas de narcotráfico asaltan los cuarteles policíacos para llevarse fusiles y cartuchos, e incluso se han detectado casos de funcionarios que desvían hacia delincuentes las importaciones legales de pertrechos destinadas a corporaciones policíacas. 
                                                               

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×