| 12/27/2011 9:19:00 AM

Comienza en España legislatura de ajustes con temor a nueva recesión

La apertura hoy de la X Legislatura española marcó el comienzo de la etapa de gobierno del conservador Mariano Rajoy, que esta semana aprobará las primeras medidas urgentes de ajuste en un contexto económico de temor a una nueva recesión.

El rey Juan Carlos I, como jefe de estado, inauguró el nuevo periodo político con un llamamiento a los miembros del Parlamento recién elegido para que sumen fuerzas y se vuelquen contra la crisis económica que vive España, que ha elevado el desempleo a casi cinco millones de personas, el 21,52% de la población activa.

La apertura de la legislatura se llevó a cabo en una sesión solemne en el Congreso de los Diputados, presidida por los reyes Juan Carlos y Sofía y los Príncipes de Asturias, Felipe de Borbón, heredero de la Corona española, y su esposa, la princesa Letizia.

Por primera vez, en esa ceremonia no estuvieron presentes las hijas de los reyes, las infantas Elena y Cristina.

Iñaki Urdangarin, duque de Palma y esposo de la infanta Cristina, la hija menor del rey, ha sido apartado de los actos oficiales de la familia real en medio de una gran polémica por la investigación judicial abierta sobre su presunta implicación en un caso de desvío de fondos públicos.

Un largo aplauso de casi dos minutos recibió a los cuatro miembros de la familia real, con los diputados y senadores puestos de pie, con la excepción de los representantes del grupo Izquierda Unida (11 escaños).

El jefe de estado pidió a los diputados y senadores unidad en la "obligación de contribuir con decisión y eficacia" a la superación de la crisis económica y sus negativos efectos para los ciudadanos, que demandan una actuación "responsable, solidaria y efectiva", y que contribuyan a reforzar la confianza en las instituciones.

La X Legislatura marca el comienzo de la nueva etapa de gobierno de centroderecha del Partido Popular (PP), presidido por Mariano Rajoy, que hoy ocupó por primera vez la bancada azul del Ejecutivo.

El acto solemne precedió a las primeras decisiones de calado que adoptará el nuevo Gobierno este viernes con medidas encaminadas a contener el gasto público.

¿Cuáles son las medidas?


El Consejo de Ministros dará luz verde a un primer ajuste, con la prolongación de los actuales Presupuestos marcados por la austeridad en el gasto, hasta que a finales de marzo se aprueben los nuevos, una vez el Ejecutivo compruebe todas las cuentas del estado y conozca las previsiones de la Comisión Europea.

El viernes será aprobado un acuerdo de no disponibilidad de gasto con los recortes necesarios para cumplir en los primeros tres meses del año el compromiso de reducción del déficit.

Hoy, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, calculó en torno a 4.000 millones de euros el ahorro que pueden suponer esas primeras medidas.

En su discurso de investidura, Rajoy adelantó que España deberá recortar en 16.500 millones de euros su déficit público en 2012 para cumplir el límite del 4.4 % del PIB.

Esa cifra será válida en el caso de que se cumplan las previsiones del anterior gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que sitúan el déficit en el 6 por ciento del PIB.

Pero, en el caso de que ese límite se rebase, entonces el ahorro tendría que ser mayor, estimado en 10.000 millones de euros por cada punto porcentual, con lo que la cifra de 16.500 millones subiría considerablemente.

El jefe del Ejecutivo no detalló en qué partidas se aplicará el ajuste, pero puntualizó que únicamente subirán las pensiones, cuya actualización será aprobada el 30 de diciembre.

El viernes se aprobará también una tasa cero en la reposición de oferta de empleo público, con la excepción de las Fuerzas de Seguridad y servicios básicos.

La necesidad de recortar el déficit público guía esa medida pese a que la recuperación del empleo es uno de los principales objetivos del nuevo gobierno, que necesita con urgencia frenar la espiral de destrucción de puestos de trabajo.

El ministro de Economía trazó un sombrío panorama este lunes al adelantar que prevé una recaída de la economía en el último trimestre de este año y en el primero del próximo, lo que supondría una nueva recesión en un país que ya tiene cinco millones de desempleados.

Estos dos trimestres, con una contracción estimada del Producto Interior Bruto (PIB) de entre un 0,2% y un 0,3% en los tres últimos meses de 2011, "no serán sencillos para el crecimiento ni para el empleo", advirtió.

España, según los expertos, necesita crecer por encima del 2 por ciento para generar empleo.

Entre las primeras medidas que planea Rajoy está también una reforma laboral, para la que pidió a los sindicatos y empresarios que le presenten sus propuestas para el 7 de enero. EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?