| 4/12/2010 8:00:00 AM

Colombia tendrá la economía más próspera de AL en 20 años

Así lo afirmó Óscar Iván Zuluaga, Ministro de Hacienda y Crédito Público, quién asistió al foro Logros y retos de la política económica que se realizó en Eafit. La economía y sus perspectivas fue el tema de la discusión en la que también participaron docentes.

Colombia ha logrado en los últimos años construir unos fundamentos de economía sólidos que le permitirán seguir creciendo hasta alcanzar índices sobresalientes en la región, un proceso que, según Óscar Iván Zuluaga Escobar, ministro de Hacienda y Crédito Público, no tardará más de dos décadas.

Esta fue la conclusión del foro Logros y retos de la política económica, organizado el pasado viernes por la Universidad Eafit alrededor de la actual situación económica del país, sus retos y perspectivas a futuro.

A pesar de la crisis económica mundial y de las restricciones comerciales de Venezuela, Colombia ha logrado mantener una dirección correcta en los tres pilares que, para el Ministro, miden el éxito de una economía: la política monetaria, la política fiscal y la política financiera. El año pasado, Colombia fue una de las pocas economías en el mundo que no estuvo en recesión. Por el contrario, creció positivamente en un 10,6%, lo que equivale a la conservación de 500.000 empleos aproximadamente.

Por primera vez en su historia, el país tiene unos índices de inflación bajos, muy similares a los de una nación desarrollada, lo que significa un aumento en el poder adquisitivo en salarios y, lo más importante, la reducción de las tasas de interés.

Al final de 2009, la inflación fue de dos por ciento y a marzo de este año la cifra iba en un 1,86%, estadísticas fundamentales para mantener un equilibrio en la política monetaria. “Esto demuestra nuestros avances, nos hace sentir tranquilos y garantiza una mayor estabilidad para las tasas de interés en el futuro”, explicó Zuluaga.

Los retos
Pese a las cifras tan positivas entregadas por el titular de la cartera de Hacienda, existen una serie de retos necesarios para un equilibrio completo. El tema laboral es fundamental, pues la informalidad y el desempleo requieren medidas que disminuyan sus índices con miras a esa prosperidad que se quiere.

Para Jesús Botero García, docente del pregrado en Economía, se trata de un asunto en el que se viene trabajando desde hace varios años. “Antes de la recesión mundial, el desempleo cayó de una manera importante y se dio una reducción del 15 al 11%. Y aunque esperábamos niveles más altos, hubo mejoría y esto significó 794.000 empleos de calidad”, dijo durante su intervención.

El Ministro, por su parte, habló de educación y de formación para el trabajo. “Colombia ha tenido históricamente una pirámide laboral alrededor del salario mínimo con poca capacitación y tenemos que trabajar en cambiar eso”, manifestó. Así mismo, agregó que es necesario tasas de crecimiento de cinco por ciento para disminuir el desempleo.

Otro aspecto en el que la economía colombiana debe insistir es en la diversificación del mercado, la apertura a otros países y la vinculación a las economías más prosperas del mundo, como es el caso de Asia, de manera que no exista dependencia y sea posible la apertura.

También es importante fortalecer el tema de las inversiones, que si bien ha mejorado sus estadísticas, no puede ceder. Colombia, que en 2002 tenía la tasa inversionista más baja del continente, hoy tiene la más alta. Lo más importante es que en su mayoría se debe a inversión privada.

El balance es muy positivo, pero queda mucho por trabajar, pues la conclusión final fue la necesidad de mantener el desempeño económico actual, sostener las cifras en aumento, continuar creciendo y buscar nuevas estrategias para afrontar los retos actuales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?