| 4/6/2010 7:00:00 AM

Colombia registra 1,8% de inflación anual

La inflación en Colombia en marzo fue de 0,25%, inferior a lo esperado por el mercado, presionada por las alzas en los precios de la salud, los alimentos y la vivienda, informó el Gobierno.

La inflación para el tercer mes del año, medida por el Indice de Precios al Consumidor (IPC), estuvo por debajo de la de marzo del 2009, de 0,50 por ciento.

También se ubicó por debajo del pronóstico de comisionistas y analistas que esperaban un incremento de un 0,62 por ciento en promedio.

 

En el primer trimestre el indicador acumuló un 1,78 por ciento frente al 1,94 por ciento en el mismo lapso del 2009.

En los últimos 12 meses, la inflación se ubicó en un 1,84 por ciento, por debajo del 6,14 por ciento que alcanzó en el mismo lapso anterior, reveló el Departamento Nacional de Estadísticas (DANE).

En marzo, los precios de la salud subieron un 0,72 por ciento; los alimentos un 0,52 por ciento y la vivienda un 0,39 por ciento.

Por ciudades, el mayor incremento de los precios en marzo se registró en Cúcuta con 0,80 por ciento. Bogotá tuvo una inflación de 0,25 por ciento, Medellín de 0,09 y Cali de 0,35 por ciento.

"El dato fue bastante favorable, muy por debajo de las expectativas, lo que sorprende es el tema de transporte y comunicaciones", dijo Camilo Pérez, director de investigaciones económicas del Banco de Bogotá.

"Lo que va a hacer es prolongar el incremento (de tasas) del Banco Central probablemente para el último trimestre, dado que el crecimiento de la economía sigue por debajo del potencial", explicó.

La inflación en Colombia en el 2009 fue de 2 por ciento, la más baja en los últimos 54 años y por debajo de la meta de entre 4,5 y 5,5 por ciento fijada por el Banco Central.

Para el 2010, el emisor estableció una meta de inflación de entre un 2 y un 4 por ciento.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?