| 6/13/2016 12:21:00 PM

Colombia duplica crédito de emergencia con FMI a US$11.500 millones

Este será un seguro temporal para calmar a los mercados y el Gobierno planea desmontarlo a medida que los temores desaparezcan.

Colombia amplió de US$5.400 millones a US$11.500 millones la línea de crédito de emergencia con el Fondo Monetario Internacional (FMI), de acuerdo con un comunicado de la entidad.

Esa “tarjeta de crédito” está contratada en Derechos Especiales de Giro (DEG), una unidad de referencia del FMI que se basa en el comportamiento de las monedas de reserva más importantes del mundo como el dólar estadounidense, el euro o la libra esterlina. En DEG el cupo para Colombia pasó de US$3.870 mil millones a US$8.180 mil millones.

Lea también: La reforma tributaria es urgente para Colombia según el FMI

Esta es la quinta vez que el país renueva la línea de crédito flexible desde 2009. La última sin embargo, fue hace menos de un año. Según el FMI el gobierno aseguró que no tiene la intención de usar esos recursos.

Los riesgos globales se han acrecentado, lo que podría aumentar la severidad de los choques que Colombia pudiera enfrentar, a pesar de la solidez de sus fundamentos económicos. El nuevo acuerdo en el marco de la Línea de Crédito Flexible (LCF) con un mayor acceso, va a proveer refuerzos adicionales y seguirá jugando un papel significativo en apoyar las políticas adoptadas por las autoridades para hacer frente a estos mayores riesgos a la baja”, señaló la entidad en un comunicado.

El documento asegura que las autoridades planean ir eliminando gradualmente el uso de la línea de crédito a medida que mejoren las perspectivas y los precios de las materias primas.

Tradicionalmente el gobierno ha tratado la línea de crédito flexible como un refuerzo a las reservas internacionales de Colombia, que superan los US$42.000 millones. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?