| 7/16/2008 12:00:00 AM

Cambio estructural en el fisco

Cambio estructural en el fisco

Hay una enorme modificación en las finanzas públicas. Se rompió la regla del ‘5% del PIB’ para el déficit. Colombia cerca de cambiar su calificación.

En Colombia hay hoy una especie de felicidad fiscal. Dos noticias le mejoraron la cara al panorama de las finanzas públicas el martes.

De un lado, la administración de impuestos, Dian, informó que en el primer semestre los recaudos de impuestos habían alcanzado los $35,4 billones, 10,8% más que los $31,9 billones de 2007 y que con esa cifra se había superado en 2% el presupuesto para los primeros seis meses.

De otro, el Ministerio de Hacienda anunció que al cierre del primer trimestre, las cuentas del Gobierno Nacional Central, GNC, quedaron en equilibrio.

Para la economista del HSBC en Nueva York, Marjorie Hernández, todos los últimos datos fiscales muestran “un cambio estructural importante”. Señala que Colombia tenía una especie de ‘regla del 5% del PIB’ en materia fiscal. Se decía que el gasto en Colombia estaba más bien fijo en esa cifra por cuanto sus componentes, defensa, pensiones, transferencias y servicio de la deuda, eran muy difíciles de modificar.

“El argumento de que los gastos estaban comprometidos, que se trataba de un problema estructural, hacían que el perfil del crédito colombiano tuviera un techo”, le dijo a Dinero.com.

Esto dificultaba mejorar la calificación del país. Colombia ha tenido un crecimiento sostenido, desarrolló el mercado para su deuda pública, pero las mejoras en el tema fiscal parecían apenas temporales. “Sin embargo, con los datos actuales, el objetivo parecería que sí es creíble. En menos de cinco años pasaría de un déficit de 5% a 2,5%. Y con la reforma a las transferencias se podría esperar que en 2013 baje de nuevo a 1%”, afirmó la economista.

Lo más importante es que la señal a los mercados internacionales es buena. “Muestra que no solamente es bla, bla, bla, sino que el gobierno ha tomado medidas y hay resultados”, dice. Naturalmente en este desempeño tienen alguna participación los precios elevados del petróleo, que han mejorado el recaudo ayudan al crecimiento.

¿Grado de inversión?
Pero, todo lo anterior qué efecto puede tener en términos de calificación de riesgo. Para Marjorie Hernández, el hecho de que le hayan subido la calificación a Perú y a Rusia, muestra que estas agencias encuentran que los países emergentes no son muy vulnerables a los problemas de los mercados desarrollados. “No se esperaban aumentos en este momento de incertidumbre global”, explica.

Por eso este sería el momento para que Colombia consiga una mejora que lleve la calificación de su deuda hasta grado de inversión.


Las cifras del déficit
La diferencia entre ingresos y gastos del GNC para ese período sumaron $137.000 millones, lo que comparado con un PIB cercano a los $361 billones, arroja un déficit de 0,04%, o cero en los términos prácticos que usa el Ministerio.

Este resultado también se compara bastante bien con los datos que se tenían hasta marzo del año pasado. “El déficit observado a marzo de 2008 refleja una reducción de casi 95% con respecto a los registrado durante el mismo periodo del año anterior (-$2,7 billones), y como proporción del PIB representa una reducción de 0,7 puntos porcentuales”, dice el ministerio.

A pesar de todo lo anterior, no es fácil pensar que el equilibrio esté asegurado para los meses que siguen. Esto porque el ritmo de crecimiento de los ingresos se desaceleró a lo largo del año (crecían 34,5% en marzo). De hecho, gravámenes como el 4 x 1.000 a las transacciones financieras no consiguieron llegar al presupuesto en junio.

La desaceleración de la economía haría rebajar los recaudos de IVA y de 4 x 1.000 y el año entrante los de renta. Por eso se debe pensar que el plan de recorte de gastos por $1,5 billones anunciado recientemente por el presidente Álvaro Uribe, se implantará con rigor en lo que resta de 2008.

Así las cosas, si todo sale bien, es posible que se supere la meta de un déficit de 3,2% del PIB que estima Planeación para este año y se siga en la marcha de conseguir la de 3% para 2009.

Si hubiera algún excedente fiscal, lo más seguro es que el dinero adicional se use para prepagar deuda, como ha sido el comportamiento del gobierno hasta ahora. La intención original es la de reducir el valor de la deuda neta a 26,9% del PIB este año. No obstante, el final de la etapa de revaluación acelerada juega en contra de conseguir ese resultado y por eso el gobierno se tendrá que esforzar en pagar un poco más para alinearse con la meta de largo plazo de poner la deuda en 20% del PIB.






Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.