| 4/30/2014 4:00:00 PM

S&P confirma confianza en Colombia

Standard & Poor's confirmó sus calificaciones soberanas de largo y corto plazo en moneda extranjera de ‘BBB’ y ‘A-2’ y en moneda local de ‘BBB+’ y ‘A-2’. La perspectiva se mantiene estable.

Según Standard and Poor´s las calificaciones de Colombia reflejan el sólido balance externo del país, su política monetaria proactiva que respalda las expectativas de baja inflación del país, y el perfil relativamente bajo y favorable de la deuda del Gobierno.

El Gobierno ha aprovechado los favorables precios de las materias primas internacionales (commodities) para llevar a cabo los cambios estructurales en la política fiscal, establecer un fondo para ahorrar los ingresos por arriba del presupuesto del sector de commodities, mejorar su perfil de deuda, y desarrollar sus mercados de capitales locales.

Estas medidas mejoran la capacidad del soberano para asumir una política fiscal y monetaria contracíclica, aumentando así la capacidad de resistencia de la economía en caso de una marcada caída de los precios de exportación u otros shocks externos.

Los déficits en infraestructura y el conflicto con la guerrilla de larga data del país limitan las calificaciones soberanas de Colombia. Sin embargo, en los últimos dos años, el gobierno ha dado prioridad a su ambicioso programa de infraestructura y a las negociaciones de paz con el principal grupo guerrillero del país, las FARC, con el objeto de poner fin a este conflicto.

La implementación exitosa del programa de infraestructura del gobierno, así como un acuerdo de paz podría mejorar las expectativas de crecimiento en el largo plazo, que actualmente calculamos entre 4% y 4.5%.

Proyectamos que el nivel de deuda neta del gobierno general, por debajo del 25% del PIB, probablemente siga disminuyendo gradualmente en los próximos tres años.

También es probable que los costos por intereses—calculados en 8.5 % de los ingresos del gobierno general en 2014—disminuyan. El Gobierno está llevando a cabo una reforma para unificar las cuentas del sector público en una cuenta única de tesorería hacia 2015, lo que, combinado con un nivel de deuda en constante disminución, podría reducir significativamente sus pagos de intereses.

Por otra parte, es probable que la inversión extranjera directa financie en su totalidad o en gran parte los déficits proyectados de la cuenta corriente del país en los próximos dos años, que contiene el nivel de endeudamiento externo de la inversión extranjera directa (IED).

Además, los crecientes mercados de capital locales deberían proporcionar una mayor capacidad para el gobierno y el sector privado para buscar financiamiento a nivel local en caso de que los mercados externos presentan problemas.

Así mismo, las tenencias de no residentes de deuda en moneda local se han más que duplicado hasta un 9% del total al cierre de abril de 2014, tras la reforma fiscal de 2012, que redujo las tasas de impuestos para las tenencias de no residentes, así como la nueva ponderación en los índices de renta fija de JP Morgan en marzo de 2014.

Perspectiva

La perspectiva estable refleja la expectativa de que las políticas fiscales y monetarias prudentes continúen impulsando la calidad crediticia del gobierno, sin que sea relevante quién gane la elección presidencial este año.

La implementación exitosa del ambicioso programa de infraestructura del gobierno combinado con altos niveles constantes de inversión extranjera directa y tasas más altas de empleo podrían generar mejoras en las expectativas de crecimiento del país.

Estos factores, combinados con la continua adhesión a la regla fiscal del gobierno, respaldarían reducciones adicionales en la carga de deuda e intereses del gobierno que podrían derivar en un alza de calificación. Un acuerdo de paz con las FARC podría conducir a un aumento significativo en la estabilidad política del país, lo que también mejoraría la calidad crediticia del soberano.

Por el contrario, la reversión inesperada de las tendencias de la política fiscal, junto con un crecimiento menor al esperado del PIB, podría aumentar gradualmente la carga de deuda del sector público. Eso, junto con una liquidez externa potencial y significativamente más débil, podría llevarnos a bajar la calificación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?