| 8/15/2008 12:00:00 AM

Cae consumo de bienes indispensables

Las familias hoy hacen mercados más pequeños. Bajaron las ventas de textiles, vestuario y las ventas reales por metro cuadrado en las grandes superficies.

Un alarmante estudio sobre caída en el consumo de productos básicos entre los que se cuentan alimentos, textiles, prendas de vestir y algunas bebidas reveló la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco.

 

El estudio muestra que mientras el crecimiento del sector textiles y prendas de vestir era entre enero y mayo de 2007 de 11,05%, a igual periodo de este año es negativo en 1,70%.

 

Por el lado de los alimentos el asunto preocupa toda vez que en los primeros cinco meses de 2007 el crecimiento de este sector era del 2,66%, cifra que cae en este año en el mismo periodo en - 0,63 %.

 

El analista económico de Fenalco, Rafael España, precisó que estas cifras son aún más complicadas con el dato de consumo de junio pasado que fue en su concepto demasiado flojo.

 

Declaró que los textiles pasan por un pésimo momento con el agravante que las posibilidades de exportar están limitadas por la revaluación, la recesión económica de Estados Unidos, la deprimida demanda interna y el contrabando.

 

Sobre alimentos afirmó que la cifra debe analizarse con mucho cuidado para no errar al interpretarla pero reconoció que las familias están haciendo mercados más limitados.

 

“Aquí hay que ver que las ventas de alimentos en establecimientos del corte moderno que son las que investiga el Dane están paralizadas lo cual significa que otros canales de distribución han aprovechado la circunstancias como la tienda de barrio y las plazas de mercado en donde se está imponiendo el regateo, ejercicio que no aplica para supertiendas o grandes superficies”, explicó el experto.

 

España indicó que si bien hay menos volumen en las compras de productos básicos de la canasta familiar, hay optimismo por la recuperación que pueda traer el segundo semestre, cuando se cree habrá alimentos con menor precio como la papa, el arroz y otros que reportaron alto costo en los primeros seis meses de 2008.

 

El estudio revela también que la industria automotriz atraviesa por un momento dramático y no relacionado con el cierre de exportaciones a Venezuela. Asegura que las medidas del Banco de la República con sus ajustes en los tipos de interés llevaron a que bajara la compra de vehículos, sector que el año anterior mostraba un crecimiento del 39,57 % cifra que cae este año a mayo en 3,08 %.

 

Esas ventas internas de carros, dijo, están creciendo al cero por ciento, cifra agudizada con el pésimo comportamiento de junio y julio en donde cayó la demanda de manera alarmante, factor que muestra que en lo corrido del año hay una reducción en las ventas del 5 % en unidades.

 

Responsabilizó de la situación al alto costo del financiamiento que está desbordado por el incremento en las tasas de interés sin contar con la previsión de los bancos que están cerrando el torniquete de crédito por el deterioro de la cartera vencida, asunto que redunda en menor venta de vehículos.

 

“Estas firmas que comercializan automotores son muy audaces y tendrán que apelar a estrategias como las rebajas en precio, sacrificando márgenes pero manteniendo flujos de caja para mantener la demanda, Seguramente esta es una buena oportunidad para comprar vehículo”, aseveró.

 

Otro sector que cae entre enero y mayo es el de aseo personal que pasa de 20,67 % a 3,37 % en crecimiento y dinámica.

 

Las ventas de electrodomésticos en almacenes especializados reporta una caída en los últimos diez años con tufillo de drama pues de ventas superiores a los $254.296 millones en 1997 se pasó en 2007 a $176.024 millones. En esos dos lustros las grandes superficies pasaron de ventas de $428.667 millones a $1,1 billones el año anterior.

 

CAMBIAN LOS HÁBITOS DE CONSUMO

Las prácticas o costumbres de consumo también muestran un cambio que llama la atención pues en el estudio se revela que los subsectores que ganan en el sondeo son las comidas por fuera del hogar, aguas envasadas, vinos, electrodomésticos, servicios financieros, leches, comidas para mascota y medicinas para la impotencia.

 

Los productos que pierden son en su orden el aguardiente, libros, revistas, periódicos, tubérculos, lencería, llantas, lavandería, ceras y viruta.

 

“El caso del aguardiente muestra que la gente si lo sigue tomando pero la verdad es que se ha visto desplazado por otras bebidas como las tipo coctel que calan en la gente joven y otras de gran promoción y publicidad, sin dejar de citar que la cultura del vino entró al país en los últimos años con mucha intensidad”, anotó Rafael España.

 

Concluyó que las ventas reales por metro cuadrado en el gran comercio también declinan pues la variación porcentual muestra que de 7,4 % en 2007, se pasó a ventas con tasas de -3,3 % entre enero y mayo del año en curso.





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?