| 11/16/2009 6:00:00 AM

Brasil propone reducción voluntaria de emisiones

Brasil se comprometerá con una meta de reducción de entre 36% y 39% de su emisión de gases causantes del calentamiento global hasta el año 2020, anunció el viernes el gobierno.

Brasilia — La secretaria general del gobierno, Dilma Rousseff, dijo que la meta sería alcanzada con un conjunto de medidas que complementarán el compromiso de reducir la deforestación la Amazonia en 80% hasta el año 2020.

La meta será planteada por Brasil en la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático que se celebrará en diciembre en Copenhague.

"Nuestro objetivo es asumir una posición política mostrando que Brasil tiene compromisos con el desarrollo sustentable y con el medio ambiente, que implica una posición muy clara frente a ese problema muy grave de la emisión de gases de efecto invernadero", comentó Rousseff.

Agregó que el gobierno hará un levantamiento de fuentes para financiar las acciones que permitirán disminuir las emisiones, tanto en el sector público como en la iniciativa privada y la cooperación internacional.

El ministro del Medio Ambiente, Carlos Minc, precisó que las acciones incluyen la reducción de la deforestación en otros ecosistemas, mejores prácticas agrícolas y recuperación de pastizales degradados, mejor eficiencia energética con un aumento en el uso de biocombustibles y fuentes renovables de energía.

"Hubo una determinación del presidente de la república de que Brasil será ambicioso en Copenhaguen. Este es una muestra que Brasil va con el espíritu de ser parte de la solución y no parte del problema", dijo Luiz Alberto Figueiredo, director del medio ambiente de la cancillería brasileña y negociador en el proceso a Copenhague.

Fue la tercera vez que miembros del gobierno brasileño se reunían para discutir las metas brasileñas con respecto al cambio climático.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?