| 1/5/2010 7:00:00 AM

Bonos corporativos ¿Seguirá la bonanza?

En 2009 el sector privado emitió $13,7 billones en bonos corporativos, un récord histórico. Apareció la primera emisión a 40 años, lo que aumentará los plazos de la financiación e Colombia ¿Cómo cambiará el negocio de los bancos este año?

Por primera vez en la historia financiera colombiana, las empresas del sector real están acudiendo en serio mercado de capitales para conseguir los fondos que necesitan en su operación. Así lo hicieron en 2009 Promigas que emitió bonos por $400.000 millones, Codensa con $600.000 millones, Isagén con $800.000, Carvajal con $400.000 millones, Argos con $600.000 millones, Nacional de Chocolates con $500.000 millones y EPM con emisiones que suman más de $1 billón en los dos últimos años.

En total, en 2009 se emitieron $13,7 billones en bonos del sector privado y de ellos la mitad, $7 billones, fueron del sector real. Esta es una buena noticia para las empresas que por fin abrieron el mercado de capitales local, después de por lo menos treinta años de tratar sin mucho éxito de encontrar fórmulas para hacerlo.

Ahora la ecuación parece muy favorable para los bonos. “Mientras haya compañías en crecimiento, habrá emisiones”, le dij a Dinero.com el vicepresidente de Estructuración de Banca de Inversión Bancolombia, David Felipe Pérez. Destaca cómo Alpina, Avianca, Nacional de Chocolates, Promigás son todas empresas en crecimiento.

Pero el auge de los bonos tiene otras características que lo hace particularmente interesante. Aparecieron los bonos de Suramericana a 40 años y con ellos se abrió una opción de plazo que no habían usado los emisores en el país. “Hasta ahora solo se conocían títulos de 30 años”, dijo Pérez.

Piensa que después de este primer ensayo de aumentar el plazo, otras empresas querrán hacer lo mismo, un asunto inédito en las prácticas financieras locales. Opina que la emisión mayor de títulos a 40 años será un asunto gradual, que se tardará un poco mientras el mercado comprende su verdadero valor.

Fue lo que pasó con los bonos que pagaban intereses atados al Índice de Precios al Consumidor, IPC. “En 1993 y 94 no había bonos atados al IPC. En 1997 salió el primero y ahora casi todas las emisiones están atadas a ese índice”, explicó.

Los bancos deben buscar negocios nuevos
Pero hay más datos interesantes. Según David Felipe Pérez, el 70% de los recursos que consiguieron en 2009 las empresas del sector real en bonos, se destinó a mejorar el perfil de su deuda, esto es a bajar las tasas de interés o ampliar los plazos. Esto quiere decir que en la mayoría de los casos les están pagando los créditos a los bancos, una noticia que no es necesariamente buena para las entidades financieras, que pierden parte de la actividad de intermediación de crédito con esas compañías.

Para el vicepresidente, los bancos tendrán que buscar nuevos negocios para compensar la baja en los ingresos de interesas de cartera de crédito.

Uno de ellos debería ser el de prestarles a las empresas a plazos largos y a tasas parecidas a las de los bonos. Otro es el de financiar el crecimiento corporativo local. El hecho de que las firmas estén prepagando sus deudas no quiere decir que no vuelvan a necesitar endeudamiento. “Cómo van a crecer¿Con los recursos de su propia caja? No lo pueden hacer así”, dice.

Otra posibilidad para los bancos está en los préstamos para fusiones y adquisiciones. Las normas financieras actuales ahora sí permiten que los bancos presten para que una empresa tome el control de otra compañía.

Finalmente, hay otro negocio en la internacionalización de las empresas colombianas, que quieren salir a los mercados de deuda o de acciones. “Se trata de las grandes compañías que conocemos”, explicó.

Entonces el auge en la emisión de estos títulos le cambiará la fisonomía al mercado financiero nacional y el cambio se empezará a ver sin duda este año.

Felipe Pérez cree que en 2010 la emisión de bonos corporativos del sector privado superará los $5 billones y que eventualmente podría llegar a los $7 billones.

En otros aspectos, el mercado será menos movido. Espera que los bonos emitidos en 2010 conserven una estructura igual a la que han tenido en los últimos años. Así, los plazos más frecuentes serán los de 5, 7 y 10 años, aunque habrá más interés en sacar bonos a 15, 20 y más años. Los intereses de los títulos con menos de 5 años estarán atados con mayor frecuencia a la DTF y los de mayor plazo al IPC. La amortización del capital se hará vencimiento del bono (o bullet como se les conoce en la jerga financiera) y el pago de intereses será usualmente trimestral.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?