| 4/12/2013 8:05:00 AM

Bogotanos tienen más plazo para pago de valorización

Estas son las obras que la Alcaldía de Bogotá plantea que sean financiadas por cupo de endeudamiento, para lo cual se deberá derogar el acuerdo 180 o actual cobro de valorización.

Hasta el 30 de julio se aplazó nuevamente el cobro de la valorización por decisión de la Alcaldía de Bogotá, mientras se debate en el Concejo de la ciudad las iniciativas de la Administración de derogar el acuerdo 180 o actual cobro, y la posibilidad de realizar las obras por cupo de endeudamiento.

El alcalde Gustavo Petro señaló que las obras presentadas al Concejo para financiarlas por crédito ya tienen estudios avanzados. Se trata de obras que buscan desembotellar las localidades de Bogotá.

El mandatario local afirmó que al usar el crédito no se cobran de contado a la población aledaña a las obras, sino que las paga la ciudad en el largo plazo. La inversión solicitada por operación de crédito asciende a $4.3 billones y le daría una reactivación a la economía nacional.

Por cupo de endeudamiento se financiarían estas obras, que estaban contempladas en el acuerdo 180, en diferentes fases:


- La avenida Alsacia en Kennedy. Costo: $100.000 millones.

- La avenida José Celestino Mutis y Constitución, en Engativa. Costo $130.000 millones.

- La avenida Bosa y Ciudad de Cali en Bosa. Costo: $208.000 millones.

- La avenida Rincón en Suba. Costo: $186.000 millones.

- Cable aéreo Barrio el Paraíso en Ciudad Bolívar hasta estación de
Transmilenio en el Tunal. Costo: $125.000 millones.

- Cable aéreo de Usme y San Cristóbal hasta estación de Transmilenio del 20 de Julio. Costo: $125.000 millones de pesos.

- Troncal de Transmilenio de la AV Boyacá que parte de la 170 con Autonorte hasta Yomasa en Usme. Costo: $750.000 millones.

- Primera línea del metro pesado. Costo: $800.000 millones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.