| 6/9/2010 4:50:00 PM

BM dice que crisis de deuda europea amenaza a Latinoamérica

El Banco Mundial (BM) advirtió hoy que Latinoamérica será una de las regiones más afectadas si algún país de la Unión Europea (UE) declara incumplimiento de pagos o realiza una gran reestructuración de su deuda soberana.

La incertidumbre que rodea a cinco países europeos -Grecia, Portugal, España, Italia e Irlanda- con deuda elevada y abultado déficit fiscal llevó hoy al BM a alertar del efecto desestabilizador que ejerce el Viejo Continente sobre la economía global.

"La recuperación económica mundial continúa, pero la crisis de la deuda de Europa ha puesto nuevos obstáculos en el camino hacia un crecimiento sostenible a mediano plazo", advirtió el organismo en su informe "Perspectivas Económicas Globales 2010" publicado hoy.

El director de tendencias macroeconómicas del BM, Andrew Burns, dijo en una rueda de prensa que cuando se evalúa cómo los distintos escenarios en Europa afectarían al mundo en desarrollo, América Latina, Asia Central y la Europa emergente figuran como las regiones más vulnerables por sus lazos comerciales y financieros con la Unión Europea.

El estudio recuerda, en ese sentido, que los bancos españoles y portugueses son una "importante fuente de financiación" en América Latina y que las entidades financieras de España tienen más del 25 por ciento del capital bancario en México, Chile y Perú.

Más allá del sector bancario, el análisis del BM advierte también del potencial impacto que un empeoramiento de la situación en Europa podría tener sobre los flujos de inversión extranjera directa.

El informe menciona, en ese sentido, que el 12 por ciento de la inversión extranjera directa en Brasil en el 2009 provino de Portugal y España, un país en el que, según los expertos del BM, la situación macroeconómica es "muy grave".

Según el BM, si los bancos en lo que denomina como el grupo UE-5 (Grecia, Portugal, España, Italia e Irlanda) se ven forzados a reforzar su capitalización, "los flujos de capital a todos esos países y regiones se podría contraer fuertemente".

Aun así, el BM consideró improbable que el peor de los escenarios, el de la moratoria o reestructuración de la deuda, se materialice y se inclinó por apostar que la crisis en Europa actúe simplemente como un freno de la recuperación.

El estudio divulgado hoy prevé un repunte del Producto Interior Bruto (PIB) mundial de entre el 2,9% y el 3,3% en 2010 y 2011.

El Banco Mundial había adelantado en enero que el Producto Interior Bruto (PIB) mundial repuntaría un 2,7 por ciento este año y un 3,2 por ciento el próximo ejercicio.

El BM adelanta que América Latina tendrá un crecimiento real, ajustado por inflación, del 4,5 por ciento este año, del 4,1 por ciento en 2011 y del 4,2 en el 2012.

Por lo demás, el Banco Mundial insistió hoy en que, de momento, la mayor percepción de riesgo en Europa no ha afectado a la mayoría de países emergentes.

Entre las contadas excepciones, según explicó hoy Burns, están Argentina y Venezuela, países con niveles de deuda muy elevados y donde sí ha aumentado la percepción de riesgo debido, dijo, "a la preocupación sobre la viabilidad de sus políticas fiscales".

Entre los factores "positivos", según el BM, figura el hecho de que la recuperación en EE.UU. y Japón está cobrando fuerza, lo que resulta una señal "alentadora".

Por lo demás, el Banco Mundial explicó hoy que el incierto panorama en Europa explica el que el organismo se haya inclinado por utilizar una horquilla de crecimiento para este año y el próximo en lugar de un dato preciso como suele ser habitual.

Además de las previsiones para el 2010 y el 2011, el organismo multilateral pronosticó también hoy que el PIB mundial crecerá entre un 3,2 y un 3,5 por ciento en el año 2012.

 

 

EFE

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?