| 5/7/2015 5:00:00 AM

¿Cómo desafía el Bitcoin a los estados?

Los controles de capitales quedan desafiados por el Bitcoin al igual que la efectividad de la regulación en Argentina. Allí, esquivar la inflación y la falta de movilidad de capitales también puede resultar comprometiendo el cumplimiento de normas contra lavado de activos y financiación del terrorismo.

Una moneda es un medio de pago, lo que a su vez depende de su capacidad para almacenar valor. La consolidación del Estado-Nación, otorgó la calidad de emisor de la moneda de curso forzoso al Banco Central, quien por lo mismo debe preservar su poder adquisitivo y asegurarse de que sirve como forma de retribución o liquidación.

Pero desde 2009 el Bitcoin desafía todos y cada uno de esos preceptos, no es una moneda atada al Estado-Nación, no hay Banco Central que la emita ni tiene curso forzoso, así como hay razonables inquietudes sobre su capacidad para almacenar valor. Sin embargo, en la era virtual y digital, viene despuntando como medio de pago y de liquidación. ¿Podrá el Estado declararla ilegal? ¿Qué efectos tiene ello en su uso y qué complejidades enfrentan las autoridades, que bastantes problemas se han encontrado para reinar en el mundo de Uber?

El Bitcoin parece estar encontrando espacio en los últimos años para probarse como “moneda” en Argentina y Venezuela. Son países con fuertes controles de capitales, que en parte tratan de desconocer la economía de mercados y usan los controles para evitar las consecuencias de su alta inflación, 25% y 70% respectivamente, ante una población que desearía acceder a una moneda más estable. Uno de los emprendedores que ha visto una oportunidad de negocio entre la moneda virtual y el problema económico real es Wences Cesares, quien fundó ETrade y luego lo vendió al Banco Santander en 2001 por US$750 millones.

Inicialmente, según el New York Times Magazine (NYTMG), como en el caso de muchos millonarios emprendedores de Sillicon Valley, la aproximación de Cesares a Bitcoin fue experimental y especulativa. Pero a diferencia de muchos otros, su origen argentino significó conocer en vida propia los problemas económicos de una población atrapada por la hiperinflación de 1983. Cesares ha sido un promotor y entusiasta de la moneda virtual desde 2011 introduciendo a ese mundo tanto a empresarios en Argentina como en Sillicon Valley.

Las diversas tasas de cambio con el dólar pueden llegar a significar diferencias en 30% y casi 100% en Argentina. Por ejemplo, la usada para liquidar exportaciones de la soya puede incluso ser la mitad de la tasa de cambio oficial. Adicionalmente, los trámites de documentos pueden significar que las transferencias desde el exterior se tarden hasta 20 días. La rigurosa regulación ha dado pie al desarrollo de un mercado informal y sumergido donde se negocian dólares en efectivo. Ello mismo ha despertado el interés de usar la moneda virtual tanto para monetizar recursos del exterior como para eludir las restricciones del gobierno para que los argentinos puedan sacar dinero de su país.

Según Nathaniel Popper del NYTMG, Argentina no es un país representativo en el uso de Bitcoin frente al monto o tamaño de otros países pero si es una plaza reconocida en el sentido de que allí el Bitcoin es usado con mayor regularidad por gente ordinaria en transacciones comerciales reales. Ello ha ido de la mano de start-up de empresas tecnológicas argentinas que amplían su uso como medio de pago.

Es el caso de Bitpagos que trabaja con cerca de 200 hoteles. El hotel recibe el pago del huésped a través de tarjeta de crédito, quedando la operación realizada en dólares en Estados Unidos. Los dólares se usan para adquirir Bitcoins, que son transferidos inmediatamente a la cuenta del hotel. A su vez, cada Bitcoin se vende después a una tasa de cambio similar a la tasa del mercado no oficial o por encima de la oficial. Un posible comprador de Bitcoins es alguien dispuesto a pagar más por poder sacar algo de dinero del país.

La apuesta de empresarial de Wences Cesares busca hacer expedito y disponible, incluso para bajos montos, la compra-venta de Bitcoins en droguerías. Similar a lo que hoy las personas hacen con recargas de celulares, una vez pagados los minutos le son acreditados en su número de teléfono.

El avance de Bitcoin plantea que la moneda virtual puede terminar siendo también un sistema de pago muy eficaz para enviar remesas entre países, y no sólo para transacciones de comercio electrónico. Para las autoridades mundiales será un dolor de cabeza si se mantiene como mecanismo que no cuenta con las normas para evitar el lavado de dinero y la financiación del terrorismo. También, el Bitcoin enfrenta el reto que supone el ciber-crimen. Hay sonados casos en que empresas proveedores de Bitcoin y clientes de la moneda virtual han resultado víctimas de hackers que se han llevado “virtualmente” su dinero.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?