| 4/9/2013 6:00:00 PM

BID quiere que Latinoamérica brille

América Latina tiene "una gran oportunidad" para crecer anualmente al 6% si es capaz de aplicar reformas estructurales como la reducción de la informalidad laboral o la inversión en infraestructura, dijo José Juan Ruiz, economista jefe del BID.

"América Latina está probablemente creciendo actualmente a su máxima tasa dados sus recursos e instituciones, alrededor del 4%", explicó Ruiz, tras una mesa redonda sobre el informe "Replantear las reformas: Cómo América Latina y el Caribe pueden escapar al menor crecimiento mundial" del organismo multilateral.

El economista jefe del BID, de nacionalidad española, recordó, no obstante, que América Latina crece "un punto por ciento más que el resto del mundo, que lo hace en torno al 3%", por lo que no se puede hablar de "situación de crisis, pero se trata de aprovechar la oportunidad existente".

Los países asiáticos, por su parte, han tenido en promedio un crecimiento sostenido en los últimos años del 6%.

En el estudio, agregó Ruiz, "hemos tratado de identificar cuáles son los obstáculos que impiden este salto en el crecimiento" y las reformas que "vemos que tienen mayor potencialidad son aquellas que inciden directamente sobre la productividad, como la reducción de la informalidad en el trabajo y la inversión en infraestructuras". De acuerdo a los datos del organismo, América Latina está invirtiendo en infraestructuras un 3% de su Producto Interior Bruto (PIB) cuando sus competidores llevan haciéndolo en los últimos años un 5%.

"América Latina se ha quedado atrás en la calidad y la cantidad de sus infraestructuras (...) Es necesario dar ese salto e invertir más", afirmó Ruiz, que anteriormente fue director de Estrategia y economista jefe de la División de América Latina del Banco Santander.

En este sentido, los técnicos del BID apuntaron que una posible explicación para esta baja inversión es la escasa tasa de ahorro en América Latina, que está a niveles de los países subsaharianos, y otra, las experiencias negativas previas en la región en contextos de amplio endeudamiento extranjero. Asimismo, precisaron que estas reformas estructurales son objetivos que deben alcanzarse mediante reformas más precisas y de menor escala.

Como ejemplo para reducir la informalidad laboral, Ruiz puso la reciente reforma fiscal en Colombia, que "sin buscar aumentar la recaudación, ha eliminado los impuestos existentes sobre el trabajo formal que hacían que los empresarios y empleados prefiriesen mantenerse en el sector informal".

En América Latina, el 56% de los empleos son informales.

Sobre la infraestructura, agregó Ruiz, "la meta debe ser desarrollar mercados de capitales domésticos y en alianzas público-privadas, que permitan captar una fuente segura y estable de financiación en el mediano plazo". En este sentido, Andrew Powell, asesor principal del Departamento de Investigación del organismo internacional destacó que "los potenciales beneficios de la mejora de utilización de recursos son muy significativos" y subrayó los "efectos de contagio positivo" de producirse acciones "concertadas".

Las reformas, sin embargo, deben ser analizadas caso por caso en función de las necesidades de cada país, ante la gran variedad de situaciones económicas dentro de la región.

Las últimas previsiones del Banco Mundial y el FMI de enero pasado, en las que se basan los análisis del BID, apuntan a un crecimiento del 3,5% al el 3,8% para Latinoamérica en 2013, y en torno a un 4% para 2014 y 2015.

La próxima semana, durante la reunión de primavera (boreal) del BM y el FMI, ambas instituciones presentarán sus proyecciones actualizadas para la economía mundial.


EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?