| 10/19/2011 7:20:00 AM

Barranquilla con menos desempleo, pero con baja remuneración

Si bien la capital del Atlántico tiene una de las tasas más bajas de desocupación, la remuneración de sus trabajadores por hora es una de las más baja del país, según un análisis del Banco de la República.

Hasta octubre Barranquilla tenía una tasa de desocupación de 7%, lo que significa que está 3 puntos porcentuales por debajo del total nacional que llega a 10,1%. Sin embargo el ingreso de los ocupados, por hora es el más bajo, en una medición realizada por el Emisor entre 12 ciudades. 

Bogotá también tiene una tasa de desempleo cercana al 9%, pero sus trabajadores reciben, en promedio $6.000 por cada hora trabajada.  Sin embargo la situación en la capital del Atlántico es mucho más baja y se ubica por debajo de $3.500.

Pero la comparación es mucho más dramática cando se hace con una ciudad como Medellín, que tiene una tasa de desocupación de 12,5%, muy por encima de Barranquilla, pero la remuneración de los trabajadores es cercana a $5.500, por hora. 

“Si bien en Medellín hay una tasa de desempleo que prácticamente dobla la de Barranquilla, los ocupados de esta ciudad ganan, en promedio, 34% más que sus pares barranquilleros. Una proporción de los ocupados en esta cuidad del Caribe son trabajadores por cuenta propia, quienes generalmente poseen bajos niveles educativos e ingresos”, precisó el BanRep. 

Según los análisis del Banco de la República no existe una correlación estadísticamente significativa entre la tasa de desempleo y el índice de necesidades básicas insatisfechas. 

El Banco Central concluye diciendo que  si bien en menos d en mes se logrará el desempleo de un dígito es necesario poner más atención en la calidad del empleo que se está generando, por lo cual es necesario aumentar las inversiones en educación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?