| 3/4/2011 3:00:00 PM

Austria ofrece a Colombia su experiencia para crear un pacto social

Austria ofreció hoy a Colombia su experiencia en la creación de un pacto social en el que participen sindicatos, empresarios, la sociedad civil y el Gobierno, lo que Bogotá ha acogido "con mucho beneplácito".

Viena - Así lo explicó  el vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, quien se encuentra hoy en su último día de visita oficial a Austria, escala final de una gira europea que también le ha llevado a Suiza y Alemania desde el pasado 23 de febrero.

"Hemos recibido con mucho beneplácito una iniciativa del presidente de la República de Austria (Heinz Fischer) para establecer un convenio de cooperación entre el Gobierno de Austria y el de Colombia en torno al diálogo social, a la experiencia austríaca del pacto social, de la construcción de acuerdos entre empresarios y trabajadores", dijo Garzón.

"Nosotros vemos muy positiva esta iniciativa, quisiéramos trabajarla. Involucra también a los empresarios y trabajadores tanto de Austria como de Colombia", agregó.

Desde la fundación de la Segunda República de Austria en 1955, tras la retirada de las tropas aliadas, la reconstrucción del país se basó en un pacto social entre patronales, trabajadores y gobiernos que ha garantizado el desarrollo y una baja conflictividad laboral durante décadas.

El vicepresidente colombiano se encuentra desde el miércoles pasado en Austria, donde se ha reunido con altos representantes sindicales, diputados de todas las formaciones del Parlamento, ONG, el jefe del Estado y diversos representantes del Gobierno.

Con el Ejecutivo austríaco Garzón afirmó que han coincidido en "trabajar juntos en una agenda común en derechos humanos, incluyendo los temas relacionados con las libertades sindicales, defensa ambiental y la libertad de prensa".

Austria también ha propuesto a Colombia la firma de un memorando de entendimiento para fortalecer las relaciones comerciales bilaterales, indicó Garzón.

Por su parte, el vicepresidente colombiano expresó a sus interlocutores austríacos la intención de Colombia de ser parte de la Academia Internacional contra la Corrupción, situada cerca de Viena.

Garzón se reunió durante su visita con numerosas ONG y representantes de la sociedad civil austríaca para transmitirles que el Gobierno colombiano tiene "una agenda y una política en materia de promoción integral de los derechos humanos que incluye también los derechos laborales y sindicales, así como temas ambientales".

Algunas de esas ONG habían elevado algunas críticas tras el tratado de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Colombia, acordado en mayo de 2010, pero que todavía debe de ser ratificado por la Eurocámara.

Ese acuerdo beneficia tanto a la UE como a Colombia, subrayó Garzón, quien recordó que en ese tratado ambas partes se comprometen a promocionar los derechos humanos y laborales, así como el cuidado del medio ambiente.

Garzón, antiguo sindicalista y encargado de la política de derechos humanos en el Gobierno que preside Juan Manuel Santos, se refirió a su encuentro del 28 de febrero en Ginebra con la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navy Pillay, y la presentación de la Ley de Víctimas que se tramita en Colombia.

Señaló que "tanto la alta comisionada como los diversos organismos del sistema de Naciones Unidas ven muy positiva la iniciativa del Gobierno colombiano" sobre esa ley, que prevé compensar a cerca de cuatro millones de víctimas de la violencia, para lo que se cuenta con una inversión de US$25.000 millones para llevarla a la práctica.

Esta Ley de Víctimas quiere "reparar a las víctimas y sancionar a los victimarios. Pero también está enmarcada en un camino de perdón y reconciliación en nuestro país", concluyó. EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?