| 7/6/2015 5:00:00 AM

Aumenta el alcance del microcrédito en América Latina, pero falta mucho más

El microcrédito, que ya cuenta con más de 30 años de desarrollo en algunos países de la región, se sigue considerando un reto constante para la banca, sobre todo en lo que tiene que ver con el alcance hacia microempresarios e integrantes del sector informal.

Según el estudio Inclusión financiera en América Latina y el Caribe: datos y tendencias 2014, elaborado por el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y publicado el pasado mes de diciembre, el sector de las microfinanzas en la región registra más de 22 millones de clientes atendidos y una cartera de US$ 40.000 millones.

Estos créditos fueron otorgados por 1.061 instituciones. Desde el 2012 el sector microfinanciero en la región movilizaba US$27.000 millones, atendiendo a 13 millones de usuarios, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, lo que se traduce en un crecimiento del 69% en nuevos clientes y del 48% en cartera.

Sin embargo, esta cifra es representa apenas el 2% del crédito al sector privado no financiero por parte del sistema financiero regulado.

Las empresas que están reguladas en el sector microfinanciero representan alrededor del 79% de la cartera, así como el 65% de los clientes. El valor del crédito promedio, que hoy en día alcanza a una cuarta parte de los empresarios, es de US$ 1.813.

El alcance de las IMF (Instituciones Microfinancieras) en la región para los microempresarios aún es considerado un reto a superar. En la actualidad tan solo el 25,7% de los pequeños empresarios tiene acceso a un microcrédito. La falta de financiamiento temprano continúa siendo la principal causa de “muerte” de las jóvenes microempresas.

En Colombia la cobertura es superior al promedio de la región, sin embargo continua lejos de países como Bolivia o Chile donde el porcentaje supera el 60%.

Fuente Fomin Cálculos Dinero

Para la cobertura de los microcréditos al sector informal la situación es más complicada. Apenas el 15,8% de las personas en este sector tienen acceso a préstamos por parte de las IMF. Aunque Colombia supera el promedio de América Latina cubriendo al 21,9% es un valor muy reducido frente al 46,7% y 37,7% de Chile y Bolivia respectivamente. En estos países el desarrollo de las microfinanzas está muy adelantado al otorgar mayores facilidades de acceso (regulación más fuerte, menos condiciones para conceder nuevos préstamos y mayor incidencia en áreas rurales).


Fuente Fomin Cálculos Dinero

Sobre el Microcrédito en Colombia

En 2014 Colombia contaba con 104 Instituciones Microfinancieras (IMF), de las cuales solo 21 se encontraban bajo regulación, sin embargo aportaron el 79% de la cartera vigente. El crédito promedio al que 3.136.973 de personas acceden en el país es de US$3.813.

Según el reporte de la situación actual del microcrédito del Banco de la Republica en junio de 2015, la percepción de la demanda por nuevos microcréditos ha desmejorado pasando de 14% a 4,6% para el mercado en su conjunto y de 38,6% a 11,4% para las entidades supervisadas por la Superintendencias Financiera.

Por su parte, en el último informe de inclusión financiera de la Superintendencia Financiera de Colombia, tan solo el 28% de los microempresarios dijo haber tenido un crédito con el sistema financiero en el último año, de los cuales alrededor del 24% fue de carácter informal, cuya principal fuente es la familia y los amigos, mientras que los prestamistas “gota a gota” representaron, en promedio, el 7%.

Según el reporte del Emisor, la principal razón de esto es el endurecimiento de las exigencias para asignar nuevos créditos por parte de las entidades de crédito. Según la encuesta sobre la situación actual del microcrédito realizada a las entidades prestamistas, la primera causa de ello es el temor de sobrendeudamiento, con un 30,8% de percepción, el cual aumento 10 puntos porcentuales respecto al mes anterior. Una segunda causa identificada es la incertidumbre sobre la capacidad de pago de los clientes.

Para el tercer trimestre de 2015, se espera que el 59,4% de las entidades encuestadas aumenten sus exigencias, mientras que el 31,3% las mantengan. El porcentaje de entidades que las disminuiría representaría el 9,4%. Las entidades que atienden el sector agropecuario representan apenas el 18% aunque la mayoría de ellas afirma querer poder incursionar más fuertemente en este sector que aún es visto como el principal problemas de acceso en toda Latinoamérica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?