| 6/3/2014 6:40:00 AM

Concesiones acelerarán desarrollo financiero

La financiación de los proyectos del Programa de Concesiones de Cuarta Generación significará un alto porcentaje de participación para el sistema financiero.

La entrada en vigencia de los acuerdos comerciales en Colombia y una serie de compromisos en diferentes sectores de la economía nacional pusieron en evidencia el gran atraso del país en materia de infraestructura.

Desde hace varios años los gobiernos conscientes del problema buscaron las mejores herramientas para salir de ese rezago con la implementación de programas estratégicos.

Uno de ellos el Plan 2500 bajo la administración del entonces presidente Álvaro Uribe, que al parecer no fue suficiente en gran medida por las presuntas irregularidades en las licitaciones públicas que dio como resultado la extinción del Inco (Instituto Nacional de Concesiones).

Sin embargo, varios proyectos salieron adelante aunque no con la rapidez que requería el país lo que obligó al nuevo Gobierno a implementar un nuevo esquema en el sector.

La primera medida fue la creación de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, en reemplazo del Inco, que se encargaría de la difícil tarea de adjudicar los proyectos.

Nace el Programa de Concesiones de Cuarta Generación con inversiones estimadas por más de $40 billones para los próximos años.

No obstante, los proyectos que ya están recibiendo propuestas no han tenido la cantidad de empresas que se esperaba en principio.

La Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia hace un balance del tema reconociendo que el tema de las concesiones viales puede ser una oportunidad importante para el desarrollo financiero del país.

La banca ve una oportunidad

El rezago de Colombia en la infraestructura vial y la brecha en el desarrollo de sus mercados financieros, respecto de los países de ingreso alto y algunos de ingreso medio alto, lesiona su competitividad.

Por su magnitud, la construcción, operación y financiación de las obras a través del nuevo esquema de concesiones 4G, es una oportunidad para avanzar en ambos pilares de la competitividad, con el fin de mejorar la capacidad de crecimiento de la economía en el largo plazo.

Desde la óptica de los eventuales concesionarios, una dificultad para llevar a cabo con éxito el 4G puede ser una apretada rentabilidad de los proyectos, que se debe tal vez a la valoración de ciertos riesgos no mitigados del todo, que se les transfieren.

Como en el 4G el Estado optó por trasladarlos al sector privado, la forma más eficaz de garantizar su viabilidad es ofrecer una remuneración suficiente para cubrirlos.

Quizá la poca participación de los proponentes lograda hasta ahora en las licitaciones, se debe a estos motivos. Por tanto, es probable que para mejorar los retornos se requiera disminuir la transferencia de los riesgos, para reducir los costos financieros, y elevar los ingresos.

El problema estriba en que la forma más eficaz de aumentar la remuneración es la apropiación de unas mayores vigencias futuras, que implica unas erogaciones más elevadas para el Estado y los contribuyentes.

Pero el esfuerzo vale la pena, porque una alta rentabilidad garantiza una intensa competencia en las ofertas, que conduzca a la selección de aquellas que propongan la construcción y operación de una infraestructura vial de óptima calidad.

De un modo amigable con el mercado, los productos ofrecidos por Financiera de Desarrollo Nacional –los créditos senior y subordinados, junto con las garantías de liquidez– tienen el propósito de disminuir los riesgos financieros, tanto en la construcción como en la operación y el mantenimiento.

Sin embargo, otros riesgos –como los inconvenientes causados por las consultas con las comunidades, las demoras en el licenciamiento ambiental y la inestabilidad jurídica y tributaria– permanecen.

Estas eventualidades hacen que el riesgo de crédito sea alto y que las tasas de interés de la financiación sean elevadas.

Para contrarrestarlas, el Gobierno recurrió a asignar un crédito para financiar el 4G a menores tasas de interés que las viables para los intermediarios privados, utilizando para ello los recursos del Banco Agrario.

Esta decisión puede ser conveniente para esa entidad porque, como argumentan las autoridades, le permite diversificar sus activos.

Además, ayudará a financiar la infraestructura que contribuirá a reducir los costos de transporte para la producción agrícola. Es probable que esa nueva actividad le reporte al Banco mayores utilidades que la inversión en títulos de deuda pública.

Sin embargo, las menores tasas se logran en últimas por medio de las inversiones forzosas que hace la banca privada en títulos de desarrollo agropecuario, para fondear a Finagro. A través de ese mecanismo el Banco Agrario obtiene los fondos redescontados para satisfacer la demanda por crédito del sector agropecuario.

Al mismo tiempo, eso le permite acumular los excesos de liquidez que invierte en TES. Pero, como en la mayoría de los esquemas de asignación administrada del crédito, se corre el peligro de que las tasas de interés fijadas por las autoridades para la financiación de la infraestructura a través del Banco Agrario, generen un racionamiento de la oferta proveniente de la banca privada para ese sector, que deje sin atender la demanda de los proyectos menos rentables o de los más riesgosos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?