| 8/29/2012 6:00:00 AM

Asia sigue siendo el lejano oriente de Colombia

A pesar de que el intercambio con esta región se multiplicó por 9 en los últimos 10 años, Colombia es la economía de la región más relegada en materia comercial debido al visible déficit comercial para el país.

Al evaluar en conjunto los flujos de inversión y comercio de Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México y Perú con 14 economías de Asia-Pacífico, el país se rezaga a la quinta posición, por encima solo de Ecuador, al cuantificar sus montos de intercambio comercial y de atracción de inversiones frente a los nuevos motores de la economía global.

Sin embargo, cuando solo se evalúa el monto de los flujos comerciales con las economías asiáticas seleccionadas, Colombia termina relegado a la última posición entre las naciones latinoamericanas consideradas.

Esta es una de las conclusiones del estudio El Pacífico: la inserción aplazada, del Consejo Colombiano de Relaciones Internacionales (CORI), que contó con la financiación de la CAF y el apoyo técnico de las Universidades del Rosario y Eafit, así como con el acompañamiento de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI) y la Cámara de Comercio de Cali.

Las economías del Asia del Este que se analizaron fueron Australia, Brunei, Indonesia, Japón, Corea del Sur, Malasia, Nueva Zelanda, Filipinas, Singapur, Tailandia, China, Hong Kong, Taiwán y Vietnam.

El estudio demostró que Colombia tiene un amplio margen para avanzar en acercamientos más decididos con los demás países emergentes, especialmente con aquellos del Este asiático que han ingresado en una fase superior de su desarrollo industrial y aquellos de la misma región que se encuentran en proceso de desarrollo.

Para el director del Cepec de la Universidad del Rosario, Saúl Pineda Hoyos, las 14 economías seleccionadas en Asia del Este, jalonadas por el notable comportamiento de China, pero también de Corea del Sur, Indonesia, Malasia y Vietnam, ya representan en la actualidad el 28.3% de la economía mundial, una cifra que supera la participación del grupo norteamericano del NAFTA, que aporta el 23.2% del PIB global y de la Unión Europea, que ahora solo explica el 20.4%.

“El país debería tomar atenta nota de esta nueva realidad en momentos en que Estados Unidos presenta lento crecimiento y Europa se encuentra sumida en una crisis de grandes proporciones”, puntualizó el director del Cepec.

El informe señala que el comercio total de Colombia con las 14 economías más dinámicas del Este Asiático se multiplicó por 9 en el período 2000–2011, al pasar de US$1.012 millones a US$15.403 millones, aunque con un visible déficit comercial para el país.

Una tendencia diferente a la de Chile, que mostró un superávit permanente en relación con las mismas economías, hoy superior a los US$14.000 millones, gracias al buen aprovechamiento de sus TLC en vigencia con 7 naciones del Asia Pacífico. Colombia hasta el presente solo ha cerrado un TLC con Corea del Sur y busca en los próximos meses iniciar las negociaciones de un acuerdo con Japón.

El estudio profundizó en la descripción de los escenarios de cooperación económica en Asia-Pacífico y los espacios de convergencia con América Latina, para caracterizar la estrategia de “regionalismo abierto” que hoy sigue el continente asiático y las oportunidades que se derivan para la región y, en particular, para Colombia.

En este sentido, se evaluaron mecanismos de integración como ASEAN, APEC, PBEC, PECC y Focalae, en la mayoría de los cuales tienen especial interés los países que confluyen en la recientemente creada Alianza del Pacífico, conformada por Colombia, Chile, México y Perú en calidad de miembros plenos y por Panamá y Costa Rica en calidad de observadores.

Según el ex canciller Guillermo Fernández de Soto, presidente del Consejo Colombiano de Relaciones Internacionales (CORI), de todos los escenarios de posible integración de América Latina con el Asia-Pacífico, el país debe otorgar especial atención a las dinámicas que ocurren en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP).

Estos mecanismos de integración, paradójicamente, se han activado como espacios de oportunidad para Colombia, a partir de la firma del TLC con Estados Unidos, en una nueva demostración de que no existen plataformas excluyentes de inserción”, agregó.

Debe recordarse que el esquema, ahora mejor conocido como Trans-Pacific Partnership (TPP), permite que las economías miembros de APEC u otros Estados accedan a este tratado. En este marco, en el año 2008, Australia, Perú y Estados Unidos iniciaron negociaciones con el P-4 (Chile, Brunei, Singapur y Nueva Zelanda). Posteriormente, Malasia y Vietnam se unieron a estas negociaciones en el año 2010. Entre tanto, el respaldo reciente de EE. UU. y el anuncio de Canadá, Japón y México de formar parte, le da un impulso significativo, con auténticos visos de convertirse en realidad.

“Estos avances demandan una cuidadosa estrategia de Colombia para hacer de su inserción en Asia-Pacífico una política de Estado y para lograr su ingreso en las negociaciones del TPP, sin perderle el paso a un eventual levantamiento de la moratoria que persiste desde 1998 para el ingreso de nuevos miembros al APEC”, concluyó Fernández de Soto. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?